Gafas de ciclismo

Las gafas de ciclismo son esenciales para practicar el ciclismo, ya que protegen los ojos de los impactos de piedras, polvo e insectos. Las gafas de ciclismo que se utilizan en verano se caracterizan por llevar cristales oscuros que ofrezcan protección contra los rayos solares, mientras que las empleadas en invierno llevan cristales claros, amarillos, naranjas o transparentes para mejorar la visión, ya que en invierno hay menos visibilidad.

Gafas de ciclismo

Características de las gafas de ciclismo

Las gafas de ciclismo son un componente básico del equipamiento ciclista, ya que protegen los ojos de los impactos de piedras, polvo e insectos.

Así como debe pensarse detenidamente en el tipo de ropa y calzado de ciclismo que se va a usar, dependiendo del clima, la modalidad de ciclismo que se practique y algunos otros factores, debe ponerse especial atención a las gafas de ciclismo.

La única forma de proteger los ojos mientras se anda en bicicleta son las gafas de ciclismo, que protegen contra el polvo, los insectos, el viento, los cambios bruscos de iluminación y los efectos dañinos del sol. Cuando son de buena calidad permiten ajustar la vista a los contrastes de luz y sombra, por lo que previenen el deslumbramiento.

Las gafas de ciclismo deben ser ligeras, cómodas, aerodinámicas, bien ajustadas pero sin apretar, y no interferir con el ajuste del casco. Al mismo tiempo deben permitir una cierta ventilación para evitar el sudor o que se empañen.

Las gafas de ciclismo deben adaptarse perfectamente a la curvatura del rostro, por lo que existen con armazones y lentes de diferentes formas, ya sea con las lentes en una sola pieza o en dos, una correspondiente a cada ojo. En muchos modelos las lentes son intercambiables según los requerimientos de color, filtros, etc.

Respecto al color de los cristales, el más adecuado depende de las condiciones atmosféricas:

  • Las gafas de ciclismo de verano se caracterizan por llevar cristales oscuros que ofrezcan protección contra los rayos solares y UV. No se recomiendan tonos demasiado oscuros, sobre todo en carretera, debido a los cambios bruscos de luminosidad en zonas arboladas o con túneles.
  • Las gafas de ciclismo utilizadas en invierno o en circunstancias de poca luz, llevan cristales claros, en tonos ámbar, rosa, amarillo, naranja o transparente para mejorar la visión, ya que ofrecen mayor amplitud en el campo de visión y un mayor contraste. Debemos tener en cuenta que en invierno por lo general la visibilidad empeora debido a que la luminosidad es inferior.

Para evitar riesgos en caso de golpes o caídas, las gafas de ciclismo deben ser muy resistentes a golpes, ralladuras y astilladuras, siendo las lentes generalmente de policarbonato. También deben ser repelentes a las manchas, grasa, etc. En general no se recomiendan las lentes fotosensibles o fotocromáticas, que se oscurecen en función de la luz ambiental, debido a la lentitud de ajuste del color.

Para quienes requieren de gafas de ciclismo con graduación, algunos fabricantes de lentes las ofrecen con las características necesarias para graduarlas y ser montadas sobre diferentes monturas para ciclismo.

Para conservar las gafas de ciclismo en óptimas condiciones de uso, es recomendable seguir algunos consejos para un mantenimiento adecuado, como limpiar las lentes periódicamente siguiendo los consejos del fabricante, ajustar las patillas si se aflojan y sobre todo transportar siempre las gafas en su estuche original.