Chaleco de ciclismo

Un chaleco de ciclismo es una prenda sin mangas, que cubre el tronco hasta la cintura y proporciona al ciclista protección contra el frío y el viento. Los chalecos de ciclismo se suelen fabricar en tejido térmico, transpirable y al mismo tiempo impermeable al viento, para proteger del frío sin provocar sudoración excesiva. Se suelen poner encima del maillot de manga larga o bien directamente encima de la camiseta interior de manga larga.

Chaleco de ciclismo

Características de los chalecos de ciclismo

Un chaleco de ciclismo térmico y cortavientos resulta muy útil en tiempo fresco, ya que proporciona al ciclista protección contra el frío y el viento. Dado que es una prenda sin mangas, cubre el tronco hasta la cintura y protege del frío sin provocar demasiada sudoración.

Para cumplir su función de abrigo, el chaleco de ciclismo debe ser de un material por lo menos cortavientos y además ofrecer la posibilidad de cerrar el cuello y que ajuste de manera que no permita la entrada del viento, pero que sea confortable y fácil de abrir o cerrar incluso en marcha.

Los chalecos de ciclismo usualmente se fabrican con tejidos con capacidades térmicas, transpirables y simultáneamente impermeable al viento, por lo que resultan cálidos y cómodos.

El chaleco de ciclismo, tanto para dama como para caballero, debe ser más largo de la parte trasera, al igual que toda la ropa de ciclismo, para que cubra bien el cuerpo sea cual sea la posición, por lo que además es muy recomendable que tenga algún tipo de elástico o ajuste en la parte inferior. Otro detalle que es muy común en los chalecos de ciclismo es que los hombros son anchos para tener mayor libertad de movimientos y la bocamanga no es demasiado abierta, lo que ofrece una mejor protección y evita la entrada de aire frío.

Existen diferentes tipos de chalecos de ciclismo en cuanto a los materiales en que están fabricados así como en el diseño. Pueden ser repelentes al agua, para casos de lluvia, o únicamente al viento. Algunos cuentan con forro térmico, por lo que son apropiados para climas más fríos.

El chaleco de ciclismo, además de proteger del viento y el frío, también puede servir para hacer más visible al ciclista. Para ello, conviene que sea de colores vistosos y con bandas reflectantes integradas, para una mayor visibilidad.

Anteriormente era usual durante algunos descensos o al circular con el viento de frente, que algunos ciclistas se protegieran el pecho con papel de periódico, por sus cualidades térmicas y cortavientos. En la actualidad se fabrican chalecos de ciclismo ultraligeros con panel delantero cortavientos, específicamente para esta función, concebidos para ofrecer protección al pecho y hombros al ciclista de alto rendimiento. Son muy ligeros y plegables, y cuenta con un corte ergonómico, paneles de ventilación, tratamiento de repelencia al agua y piezas reflectantes, lo que le da una mayor versatilidad.

El modelo de chaleco de ciclismo homologado es un diseño para usarse en todo tipo de clima, y a cualquier hora, ya sea de día o de noche ya que es de color brillante y cuenta con cintas reflectantes para ofrecer una visibilidad de 360°. Además llevan algunos paneles de malla para mejor ventilación en algunas áreas.

Chaleco de ciclista reflectante

En muchos países es obligatorio el uso de una prenda reflectante debidamente homologada si se circula por la noche o en condiciones de baja luminosidad, por ejemplo durante el ocaso y la salida del sol, en pasos inferiores, túneles o cuando llueve, de tal manera que sea visible a una distancia de 150 metros.

Este tipo de prendas reflectantes homologadas generalmente se trata de chalechos, por lo general de color neón amarillo o naranja, con bandas reflectantes integradas, que brillan cuando son iluminadas por la luz de los faros de los vehículos.