Detector de radares fijo o portátil

Para escoger entre detector de radares fijo o portátil debemos valorar que los fijos van instalados de forma permanente en el coche mientras que los portátiles se colocan en un soporte y toman la corriente eléctrica de la toma del encendedor, pudiendo ser retirados fácilmente del vehículo. Respecto a la diferencia de prestaciones entre detector de radares fijo o portátil, los portátiles se pueden usar en varios vehículos pero su efectividad es inferior a los fijos, cuya distancia de detección es superior.

Detector de radares fijo o portatil

Detector de radares portátil o de instalación

Los detectores de radar se subdividen en dos grandes grupos, los de instalación fija y los portátiles:

  • Detector de radares fijo o de instalación: son aquellos que necesitan instalación en nuestro vehículo antes de poder estar operativos. Normalmente un detector de radares fijo consta de tres partes: la antena que se instala en el frontal del coche generalmente bajo el capó o detrás de la defensa, los detectores de laser que se suelen instalar al lado de la antena (si dispone de ellos) y el módulo de control que va en el interior del vehículo.
  • Detector de radares portátil: tienen un diseño más compacto, ya que todos sus componentes, incluida la antena, se ubican en una pequeña caja, que toma la corriente de la toma de encendedor del coche. Se instala mediante un soporte que se fija al cristal con ventosas, o bien adherido con velcro al salpicadero o sujeto al parasol.

Muchos conductores se preguntan si adquirir un detector de radares portátil o un detector de radares de instalación. Cada tipo de detector tiene sus ventajas y sus desventajas, por lo que antes de elegir tenemos que estudiar nuestras necesidades para determinar qué tipo de detector nos conviene.

Detector de radares fijo

Un detector de radares fijo necesita instalación en el vehículo ya que quedan instalados permanentemente, por lo que suelen instalarse en un taller de electrónica del automóvil.

Veamos las principales ventajas del detector de radares fijo:

  • Son más fiables que los detectores de radar portátiles dado que tienen mejor recepción gracias a la antena exterior.
  • Son compatibles con los parabrisas metalizados, ya que no se ven afectados por los cristales laminados atérmicos que equipan algunos vehículos.
  • Los detectores de radar fijos van prácticamente ocultos, por lo que son más discretos y no son visibles a simple vista.
  • Estéticamente quedan perfectamente integrados en el interior del vehículo.

Respecto de los inconvenientes del detector de radares fijo, podemos citar:

  • Necesitan instalación en un taller especializado.
  • La instalación de un detector de radares fijo debe hacerse siguiendo estrictamente las recomendaciones del fabricante en lo referente a la situación y orientación de la antena, ya que de lo contrario el rendimiento del detector podría resultar perjudicado.
  • No se pueden cambiar de vehículo, por lo que no sirven para diferentes vehículos.
  • Los detectores de radares fijos suelen ser más caros que los portátiles.

Detector de radares portátil

Un detector de radares portátil es un dispositivo compacto cuyos componentes se ubican en una pequeña carcasa, incluida la antena. Se coloca mediante un soporte con ventosas o velcro que se fija al cristal o al salpicadero, y toma la corriente del encendedor del coche.

Las principales ventajas del detector de radares portátil son las siguientes:

  • No necesita instalación, por lo que se puede montar y desmontar rápidamente.
  • Son intercambiables, se pueden cambiar de vehículo fácilmente, por lo que ofrecen una mayor flexibilidad de uso al poder usarlos en más de un vehículo.
  • Normalmente los detectores de radares portátiles tienen un precio más económico que los fijos.

Por contra, el detector de radares portátil presenta varias desventajas:

  • La sensibilidad de los detectores de radares portátiles no es tan buena como la de los detectores de radares fijos, ya que estos llevan antena exterior, aunque los mejores detectores de radares portátiles ofrecen unas distancias de detección parecidas a las de los detectores de radar de instalación.
  • Los cristales atérmicos perjudican mucho la sensibilidad de los detectores de radares portátiles, ya que bloquean las ondas del radar y el detector queda prácticamente inoperativo.
  • Son fácilmente visibles desde el exterior, ya que van colocados en el parabrisas o sobre el salpicadero.
  • Con el constante montar y desmontar es fácil colocarlo con una orientación incorrecta, por ejemplo con su visión de la carretera obstaculizada por los limpiaparabrisas, con lo que pierde eficacia.

Los comentarios están cerrados.