Detector de radares

Un detector de radares es un tipo de localizador de radares que se caracteriza porque detecta las frecuencias de los cinemómetros de la policía como si fuera un receptor de radio. Los detectores de radares son eficaces con cinemómetros con tecnología radar fijos, móviles y en movimiento, pero no sirven con cinemómetros de inducción, de contacto o de tramo, puesto que no pueden detectar su presencia, ni con cinemómetros laser, dado que cuando detectan su presencia la medición de velocidad ya ha sido realizada.

Detector de radares

Características de los detectores de radares

Los detectores de radares captan las frecuencias de los cinemómetros como si fueran una radio. Básicamente son escaners de frecuencias que escanean las frecuencias propias de los radares y avisan cuando las detectan, ya que casi seguro (aunque no es 100 por 100 seguro) que se trate de un radar. Dado que son escaners de frecuencias, no interfieren con el normal funcionamiento de los cinemómetros.

Hay que tener en cuenta que los detectores de radar fabricados para el mercado USA pueden no ser efectivos en otras áreas, pues las frecuencias y potencias son diferentes.

Los detectores de radares sólo son eficaces con los cinemómetros de tecnología radar, ya que en los otros tipos de cinemómetros, o bien no puede detectar su presencia (radares de contacto, de tramo o basados en cámaras) o cuando lo ha hecho ya es demasiado tarde dado que la medición de velocidad ya ha sido realizada (radares de tecnología laser y radares de bandas de inducción).

Para mejorar su eficacia, la mayoría de detectores de radares incorporan avisador de radares GPS, de manera que no sólo alertan cuando detectan un radar activo sino también de la presencia de radares fijos gracias al GPS y a la base de datos de radares fijos.

Tipos de detectores de radares

En función del tipo de dispositivo podemos diferenciar varios tipos de detectores de radares:

  • Detector de radares dedicado: son dispositivos electrónicos cuya principal función es la de detector de radares.
  • Detector de radares integrado en un navegador GPS: se trata de un navegador GPS que incorpora un detector de radares.
  • Detector de radares para teléfono móvil: es una aplicación que una vez instalada en nuestro smartphone lo transforma en un detector de radares, gracias al receptor de radio del smartphone.

Según su instalación, podemos clasificar los detectores de radar en dos grandes grupos

  • Detectores de radares de instalación fija: van instalados en la parte frontal del coche, quedando ocultos. La distancia de detección es superior, pero es muy importante que la instalación sea correcta para evitar interferencias con los cables o partes metálicas del coche.
  • Detectores de radares portátiles: van fijados con ventosas al parabrisas del coche, con velcro al salpicadero o sujetos al parasol. Se conectar al mechero del coche y tienen la ventaja de que se pueden quitar muy fácilmente y cambiar de coche, pero quedan a la vista y ofrecen una distancia de detección inferior a los fijos.

Eficacia de los detectores de radares

Los detectores de radares son eficaces con cinemómetros con tecnología radar móviles y en movimiento, y con cinemómetros con tecnología radar fijos, pero no sirven con cinemómetros con tecnología laser fijos ni cinemómetros de inducción, de contacto y de tramo.

Legalidad de los detectores de radares

Generalmente los detectores de radar son ilegales, pero dado que la legislación sobre detectores de radares es muy variable de un país a otro, siempre debemos comprobar la legislación aplicable a nuestro detector antes de su uso y adquisición.

  • En algunos países son legales ya que no interfieren en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico.
  • En otros países son ilegales, dado que permiten eludir la vigilancia.
  • En otros países son alegales o de situación indefinida, por carecer de una legislación precisa al respecto.

Debemos tener en cuenta que en muchos países puede ser ilegal no sólo utilizar un detector de radares sino el simple hecho de adquirirlo o llevarlo instalado, lo que puede conllevar la inmovilización del vehículo, una fuerte sanción o la incautación del detector.

Los comentarios están cerrados.