Papel de impresora

El papel de impresora, también llamado papel para impresión o papel para imprimir, es el soporte donde habitualmente vamos a imprimir, por lo que elegir un papel adecuado y de calidad es primordial para obtener resultados satisfactorios. Si no se tiene cuidado a la hora de seleccionar el tipo de papel pueden aparecer problemas, ya que el papel en sí mismo es tan importante como la calidad de la impresora.

Papel de impresora

Papel de impresora

Seleccionar un papel de impresora adecuado es esencial para obtener buenos resultados, ya que el papel es tan importante como la calidad de la impresora, por lo que si no se elige correctamente la calidad y el tipo de papel no se conseguirán buenos resultados.

El papel de impresora viene en diferentes tipos y con variedad de características, algunos cambian de acuerdo a la tipo de impresora al que van destinados (laser o inyección), otros vienen diseñados principalmente para escritura, mientras que otros son diseñados especialmente para imprimir material fotográfico.

Tipos de papel

El peso o gramaje hace referencia al grosor del papel y nos dará una idea sobre lo resistente del soporte. En función del peso podemos clasificar el papel en tres grandes grupos:

  • Writing: papel para escritura y fotocopia. Es el más utilizado como papel para escritura y tiene un peso no mayor a 90 gramos. Para trabajos de impresión se recomienda no utilizar papel común de 70 gramos, sino elegir opciones con mayor gramaje, para evitar que la tinta deje manchas en el papel o que la impresión sea visible en el otro lado.
  • Text: papel para imprimir con calidad. Son ideales para la impresión de catálogos, folletos y similares, son papeles muy resistentes y de calidad. Su peso oscila entre 100 y 150 gramos y viene en varios tamaños, incluyendo A2, A3, A4 y A5. Es apropiado para todo tipo de impresoras, tanto de inyección de tinta como laser.
  • Cover: papel tipo cartulina. En esta categoría entran los papeles con un peso mayor a 150 gramos, su uso se da principalmente en la impresión de portadas, tarjetas de presentación, revistas, volantes, folletos brillantes, certificados, libros, carteles, fotos, así como muchos más.

En función del recubrimiento, se distinguen dos tipos de papel:

  • Papel cubierto: este tipo de papel tiene un recubrimiento especial con resinas y minerales en una o ambas caras. El acabado puede ser mate, brillante o satinado.
  • Papel no cubierto: es el tipo de papel más común, no tiene ningún recubrimiento y se encuentra disponible en una gran variedad de colores, gramajes y acabados.

Se pueden encontrar otros muchos tipos de papel, como afieltrado, lino, seda, cordón, verjurado, de alto brillo, irrompible, impermeable, de gran formato, de alta densidad, liso, extraliso y muchos más.

Papel texturizado

El papel texturizado es un papel que tiene como principal característica estar disponible en una gran variedad de texturas, relieves, acabados y colores.

Los papeles texturizados suelen ser muy resistentes y presentan gran desempeño ante diferentes tipos de trabajos.

Papel especial para imprimir fotografías

Para imprimir fotografías lo más adecuado es utilizar papel fotográfico, que hace que la gota de tinta quede fijada en la superficie y no se extienda.

Utilizar un papel común para imprimir imágenes no es recomendable, debido a su porosidad, ya que cuando un papel es poroso la tinta de la impresora se absorbe y puede llegar a mezclarse, lo que perjudica tanto a los colores como a la definición de la foto.