Batería de cocina

Una batería de cocina es el conjunto de recipientes utilizados para cocinar, generalmente fabricados de acero inoxidable. Las baterías de cocina están compuestas por un número variable de piezas, desde las más sencillas de sólo tres unidades, hasta las más extensas que superan los doce elementos, y suelen constar de sartenes, ollas con tapa, cazos y olla a presión, así como otros elementos para platos específicos.

Bateria de cocina

Características de las baterías de cocina

Al conjunto de recipientes utilizados para cocinar se le llama batería de cocina y generalmente se forma de varios cazos, cacerolas, ollas y sartenes, en diferentes medidas y algunos de ellos con tapa.

Los recipientes de una batería de cocina, independientemente de su tamaño, siguen la misma línea de diseño, lo que los identifica como parte de ella.

Las baterías de cocina se fabrican en diferentes materiales como aluminio, acero inoxidable, acero vitrificado y algunos otros metales, aunque el material más utilizado es el acero inoxidable. También pueden tener recubrimientos antiadherentes y fondos con propiedades altamente termodifusoras para mejor distribución y aprovechamiento del calor.

El número de piezas que conforman una batería de cocina puede ser muy variable dependiendo del modelo y del fabricante, desde las más sencillas de sólo 3 unidades, hasta las más extensas que superan los 12-16 elementos, aunque las más frecuentes constan de 5-8 piezas.

Algunas marcas comercializan un paquete básico y aparte venden por separado diversas piezas complementarias en el mismo estilo de la batería, de tal modo que es posible ir formando poco a poco una batería muy completa y adecuada a las necesidades del usuario.

Una batería estándar suele constar de las siguientes piezas:

  • 2 sartenes de dos tamaños.
  • 2 ollas con tapa de dos diámetros.
  • 1 cazo.
  • 1 olla a presión.

Entre las piezas que se ofrecen en forma individual pueden incluirse wok, olla express, grill, paellera, vaporera, olla de fondue y ollas de capacidades mayores a las incluidas regularmente.

Los componentes de una batería de cocina deben ser de formas y tamaños suficientes para cocinar todo tipo de alimentos. Las tapas generalmente son intercambiables por lo que es usual que no todas las piezas tengan su propia tapa. Por ejemplo, en una batería de 8 piezas, regularmente tres tapas en diferentes medidas son suficientes para tapar todos los recipientes.

Aunque la mayoría de las baterías de cocina resisten el lavavajillas, en ocasiones sus acabados pueden deteriorarse debido a la acción de los potentes detergentes, por lo que deben consultarse las instrucciones de uso, ya que en algunos casos es recomendable lavarlas a mano.

El espacio es un problema actual en muchas viviendas en casi todas partes del mundo. Por esta razón, se fabrican algunos modelos con ollas y sartenes apilables y que pueden incluir también mangos desmontables, ya sean tipo tenaza o de rosca, a fin de maximizar el espacio disponible.

Es muy común que algunas de las piezas de la batería se usen con mayor frecuencia, por lo que se recomienda seguir las instrucciones de uso y limpieza para conservarlas siempre en buen estado. Algunas vienen en diseños y materiales tan novedosos que además de útiles como elementos de cocina resultan muy decorativas.