Wok eléctrico

Un wok eléctrico es un wok que se calienta gracias a una resistencia térmica integrada, en vez de calentarse en una llama o en una placa de cocina. Un wok eléctrico permite cocinar como un wok convencional y consiste en una especie de sartén redonda con el fondo abombado y dos asas, que cuenta con una resistencia térmica cuya temperatura es regulable, de tal manera que se apaga cuando alcanza la temperatura seleccionada.

Wok electrico

Características de los wok eléctricos

Wok se le llama a un cierto tipo de sartén de origen asiático que tiene la boca muy ancha, dos asas en lados opuestos, la base reducida, generalmente cóncava y tiene una altura superior a la de un sartén común.

Lo reducido de su base permite alcanzar una alta temperatura en muy poco tiempo por lo que se cocina muy rápidamente en él. Es ideal para saltear, freír o cocinar al vapor, y permite una cocina baja en grasas.

La gran funcionalidad del wok tradicional ha dado lugar al wok eléctrico, al que se integra un sistema de resistencia térmica con selector de temperatura, conservando la forma de sartén abombada. Mientras el aparato se calienta hasta la temperatura deseada, permanece encendido un testigo luminoso en la base, que se apaga cuando se alcanza la temperatura seleccionada.

El wok tradicional es indispensable en la cocina asiática y se usa principalmente sobre carbón, lo que eleva considerablemente la temperatura del fondo del wok. Por el contrario, el wok eléctrico se calienta con una resistencia térmica, de tal manera que lo que calienta el wok no es una llama, sino una resistencia termoeléctrica, ya que la base funciona como si fuera una placa de cocina.

La elevada temperatura del fondo del wok eléctrico es determinante para un buen salteado, que consiste en sofreír rápidamente la comida en aceite muy caliente, pero es necesario revolver constantemente los alimentos. La temperatura de elaboración del salteado es bastante superior a la de ebullición del agua, halládose entre 160 y 230°C. Un wok eléctrico es adecuado para preparar platos salteados, pero también se puede utilizar para freír, cocinar al vapor y ahumar.

La amplia superficie del wok, a una temperatura elevada, permite una rápida evaporación del líquido, por lo que los sabores se conservan intactos. Por esta misma razón es necesario agregar siempre una pequeña cantidad de aceite que puede ser de oliva, maíz, girasol o cacahuete, que no producen humo.

Dada la rapidez con la que se cocina en un wok, es conveniente tener ya cortadas y preparadas las comidas antes de empezar a cocinar. Lo ideal para los platos cocinados en wok es servirlos inmediatamente tras su elaboración, aunque el wok eléctrico tiene la ventaja de que también permite mantener la comida caliente.

La mayoría de los woks eléctricos vienen con diversos accesorios incluidos, como rejilla para cocer al vapor y tapa, además de contar con la función de mantener caliente.

Existen woks eléctricos fabricados en diferentes materiales como acero al carbono, hierro fundido, acero inoxidable y aluminio. Algunos cuentan con recubrimiento antiadherente, pero se debe ser muy cuidadoso con estos últimos, ya que el recubrimiento se puede desprender si la temperatura se eleva demasiado.

Además de la eficiencia para cocinar, el wok eléctrico tiene la ventaja de que no necesariamente tiene que estar ubicado en la cocina, sino que puede colocarse en cualquier parte donde se disponga de corriente eléctrica.

Como vemos, el wok eléctrico es una excelente alternativa para cocinar en forma práctica, rápida y saludable. Los platos elaborados en wok tienen generalmente bajo contenido en grasas, menos calorías y menos colesterol, debido al breve tiempo de elaboración y a que en el wok hace falta menos aceite para preparar la comida, por lo que el wok es una forma sana de cocinar.

Los comentarios están cerrados.