Exprimidores

Un exprimidor es un instrumento sencillo de operar, diseñado para extraer el jugo de diversas frutas, generalmente cítricos como naranjas, limones y pomelos, de tal manera que permite triturar la pulpa de las frutas y separarla del zumo de la fruta. Los exprimidores pueden ser manuales o eléctricos, que permiten extraer el zumo sin el esfuerzo que supone el exprimidor manual, ya que no hay que presionar.

Exprimidores

Características de los exprimidores

Un exprimidor, también conocido como juguera, es un instrumento de cocina muy sencillo de operar, creado para exprimir el zumo de cítricos como limón, naranja y pomelo, de tal modo que tritura la pulpa de las frutas y la separa del zumo.

El exprimidor cuenta con un cono con relieves y canales verticales para que al presionar y girar la mitad de un cítrico, el zumo fluya. Su base tiene forma de cuenco y regularmente tienen un vertedero en forma de pico para poder servir el zumo. En algunos modelos, tiene perforaciones y se coloca sobre algún tipo de contenedor para que el zumo escurra ya colado.

Los exprimidores pueden ser manuales o eléctricos, los cuales permiten extraer el zumo sin el esfuerzo que supone el exprimidor manual, ya que no hay que presionar.

Los exprimidores eléctricos funcionan igual que los manuales, pero cuentan con un motor que es el que hace girar el cono. Algunos disponen de doble rotación, por lo que giran en ambos sentidos, de tal manera que ambas direcciones de marcha se alternan durante el proceso de exprimido para extraer la mayor cantidad de zumo posible, que cae en un contenedor ya colado y listo para servirse.

En la mayoría de exprimidores eléctricos los contenedores tienen una capacidad aproximada de 1 litro, vienen generalmente en plástico transparente y cuentan con graduación para saber la cantidad de jugo extraído.

Estos dos tipos de exprimidor tienen la ventaja de que los aceites de la cáscara no alteran el sabor el jugo obtenido. La pulpa se queda en el colador, aunque algunos modelos disponen de un recogedor de pulpa, por lo que no es necesario preocuparse por retirarla.

A pesar de que muchos consumidores prefieren tomar un zumo lo más líquido posible, en la pulpa se encuentra buena parte de la fibra de las naranjas, por lo que algunos modelos de exprimidores eléctricos permiten seleccionar la cantidad de pulpa presente en la bebida mediante un interruptor de selección. En algunos exprimidores manuales también se puede regular manualmente la proporción de pulpa que fluye al zumo, utilizando diferentes coladores.

También existen exprimidores mecánicos, que están formados por una base, un recipiente para recibir el zumo, un cono perforado invertido sobre un soporte y una prensa de palanca, de tal manera que al bajarla oprime el fruto colocado sobre el cono.

El exprimidor mecánico resulta más eficiente que el manual, ya que requiere un menor esfuerzo par obtener una mayor cantidad de jugo. Pero tiene algunos inconvenientes, como su tamaño, que es más voluminoso que los eléctricos y que el jugo resultante adquiere sabor a los aceites que se desprenden de la cáscara por la acción de la prensa.

En el ámbito de la hostelería se utiliza la denominada máquina de exprimir, máquinas automáticas de exprimir naranjas que se utilizan en bares y hoteles para producir zumo fresco de fruta de forma rápida y automática, dado que el consumo de zumo de cítricos está aumentando cada día mas.

Hay que recordar que el zumo de cítricos recién preparado es más nutritivo que cualquier zumo embotellado, aunque la etiqueta asegure que viene enriquecido con vitaminas y minerales.

Los comentarios están cerrados.