Olla de cocción lenta

Una olla de cocción lenta, también llamada crockpot, es una olla eléctrica diseñada para cocinar a fuego lento, ya que permite mantener la temperatura constante durante largos períodos de tiempo, por lo que resulta especialmente adecuada para las verduras y la carne. La técnica de cocina de las ollas de cocción lenta es opuesta a las ollas a presión, puesto que se emplea para elaborar alimentos en cocciones prolongadas.

Olla de coccion lenta

Características de las ollas de cocción lenta

La olla de cocción lenta funciona conectada a la corriente eléctrica y puede sostener una temperatura constante durante varias horas. Permite temperaturas de cocción por debajo del punto de ebullición, con tiempos de cocción que pueden oscilar entre 3 y 12 horas, según el tipo de plato.

La técnica de cocina de las ollas de cocción lenta es opuesta a las ollas a presión, puesto que se emplea para elaborar alimentos en cocciones prolongadas y con abundante líquido, por lo que esta olla es muy conveniente para preparar sopas, estofados, arroces y una gran variedad de platos.

La olla de cocción lenta está formada por un contenedor con resistencia térmica, un recipiente fabricado en cerámica y una tapa, que puede ser de plástico o vidrio. Por lo regular cuenta con dos niveles de temperatura de cocción, bajo y alto, con diferente potencia térmica. Algunas cuentan con indicador luminoso y función de mantener caliente.

En términos generales, la olla de cocción lenta puede quedarse encendida sin necesidad de vigilancia, ya que cocina a baja temperatura y cuenta con un termostato que la regula. No acumula presión debido a que el vapor generado, al estar el recipiente tapado pero no hermético, se condensa y regresa a los alimentos que se están preparando.

Las carnes cocidas en olla de cocción lenta resultan muy suaves y de sabor muy intenso, ya que una gran parte del tejido se gelatiniza y se mezcla con el líquido del estofado.

Las ventajas que ofrece la olla de cocción lenta son:

  • Puede dejarse encendida y sin atención durante varias horas.
  • Las carnes quedan muy suaves y con jugos de excelente sabor y consistencia.
  • Muchos nutrientes se conservan mejor en los alimentos que se cocinan a bajas temperaturas que si se cocinan a alta temperatura en una olla express.
  • La olla de cocción lenta es de bajo consumo eléctrico, aunque esté funcionando durante horas su consumo eléctrico es mínimo, similar al de una bombilla convencional.

La olla de cocción lenta es de gran ayuda para quienes no disponen de demasiado tiempo para dedicarlo a la cocina, ya que permiten poner los ingredientes en la olla por la mañana, antes de ir al trabajo, y tras un tiempo de cocción programable de entre 3 y 12 horas, la comida estará lista al volver a casa.

Existe una gran cantidad de recetarios, instrucciones, manuales y sugerencias de uso, tanto en librerías como en Internet para un mejor aprovechamiento de tan práctico electrodoméstico, que es muy popular en toda América pero casi desconocido en Europa hasta hace muy poco tiempo.

La olla de cocción lenta es ideal para quienes desean llevar una alimentación sana, ya que permite elaborar platos con verduras y carne conservando las vitaminas, sabores y aromas de los ingredientes, así como preparar alimentos bajos en grasas.

Los comentarios están cerrados.