Cámaras de vigilancia falsas

Las cámaras de vigilancia falsas, también llamadas cámaras simuladas no operativas, son simples carcasas de cámaras de vigilancia que no son aptas para captar imágenes, utilizadas únicamente con una finalidad disuasoria. Las cámaras de vigilancia falsas, aunque parecen verdaderas, ya que algunas incluso cuentan con un sensor de movimiento que sigue a la persona al detectar moviento, no están en funcionamiento y en realidad no graban.

Camaras de vigilancia falsas

Cámara de vigilancia falsa

Una cámara de vigilancia falsa o cámara simulada no operativa, es una cámara o al menos un aparato que simula ser una, pero que no cumple con la función propia de ésta, que es captar o grabar video.

Estas cámaras, también conocidas como cámaras ficticias, cámaras señuelo o cámaras trampa, son instaladas con el único fin de confundir y hacer pensar que se trata de una cámara real, que se encuentra vigilando el lugar.

A diferencias de muchas cámaras reales de vigilancia, cuya presencia suele ser discreta, las cámaras de vigilancia falsas se suelen colocar deliberadamente en un lugar visible, para que cualquiera que pase cerca las perciba y se sienta vigilado.

De esta manera, creen que el área está vigilada por circuito cerrado de televisión (CCTV), absteniéndose así de cometer una imprudencia en el lugar o de hacer algo indebido, como robar algo u ocasionar un daño o acto vandálico.

Otra razón para situarlas a la vista suele ser con el fin de despistar al intruso y evitar que se percate o anule el sistema real de vigilancia.

Actualmente se pueden adquirir cámaras de vigilancia falsas en tiendas especializadas, que se pueden comprar por una pequeña fracción del precio de una cámara real y se acercan mucho a la forma y diseño de una cámara de verdad.

Características de las cámaras de vigilancia falsas

Las cámaras de vigilancia falsas son muy parecidas a una cámara de vigilancia real, incluso algunas cámaras de vigilancia falsas consisten simplemente en cámaras de vigilancia reales averiadas.

También es común usar la carcasa vacía de una cámara real, instalándole un cable o una antena que hace pensar que está conectada a un sistema de vigilancia. A veces también suelen usar un motor que mueva la cámara para que parezca tener un sensor de movimiento, para simular una cámara activa.

Es habitual también emplear sensores de movimiento que simulan ser cámaras. Para darle un toque más de realismo, pueden tener luces o indicadores LED parpadeantes o un motor para simular el movimiento de las cámaras PTZ (pan-tilt-zoom), e incluso pueden hacer seguimiento sobre las personas, para hacer pensar que se trata de una cámara real.

Las cámaras de seguridad falsas baratas pueden ser reconocidas por carecer de lentes reales, ya que en vez de lentes llevan una pieza opaca de plástico.

Legalidad de las cámaras de vigilancia falsas

Respecto a la legalidad de las cámaras de vigilancia falsas, puesto que no captan ni graban imágenes, en general no están sometidas a la legislación sobre video vigilancia, pero dado que la legislación es muy cambiante de un país a otro, siempre debe consultarse la normativa antes de intalar una cámara de vigilancia falsa.

Los comentarios están cerrados.