Reconocimiento de iris

El reconocimiento del iris es un método de autentificación biométrica que utiliza las complejas estructuras del iris del ojo de un individuo para establecer o verificar su identidad mediante el reconocimiento de patrones previamente almacenados en la base de datos. El reconocimiento del iris no debe confundirse con otro método biométrico que también utiliza las propiedades del ojo, el escaneo de la retina, bastante menos frecuente.

Reconocimiento de iris

Reconocimiento de iris

El reconocimiento de iris, basado en que cada iris tiene características biométricas únicas, es uno de los métodos más seguros de todos los usados para la identificación en sistemas de control de acceso.

En este método de identificación y autentificación biométrica se crea una base de datos con imágenes de alta resolución del iris del ojo de los usuarios, de tal manera que los datos obtenidos serán utilizados por el sistema de control de acceso en posteriores solicitudes de acceso.

Funcionamiento del reconocimiento de iris

Para la obtención de las imágenes del iris se usan cámaras especiales de alta resolución y con cierta iluminación infrarroja para reducir el reflejo en la córnea, de tal manera que se capturan detalles mínimos de la estructura del iris.

Usualmente esta labor la hace una única cámara, sin embargo existen sistemas que usan hasta 3 cámaras al mismo tiempo, siendo estos sistemas los más complejos y costosos.

La imagen que se obtiene se convierte en una plantilla digital que ofrece una representación matemática del iris, la cual es única para cada individuo.

El reconocimiento de iris está calificado como uno de los métodos más adecuados para la identificación de personas, ya que el iris pocas veces sufre daños o cambios en su estructura a través de los años, contrariamente a lo puede pasar con otros rasgos biométricos como una huella dactilar. Por otra parte, este método únicamente es inaplicable en un número muy pequeño de personas.

Cada iris tiene características únicas, incluso cada uno de los ojos de una misma persona poseen una estructura de iris completamente distinta.

Veamos a continuación las calificaciones que obtiene este método de identificación biométrica:

  • Fiabilidad: muy alta.
  • Facilidad de uso: media.
  • Prevención de ataques: muy alta.
  • Aceptación: media.
  • Estabilidad: alta.

La principal desventaja que ofrece el reconocimiento de iris como método biométrico es que actualmente se requiere de la colaboración de la persona para que sea posible la identificación, ya que si el individuo no mantiene su cabeza estable y no enfoca su ojo hacia la cámara, no es posible llevar a cabo el proceso.

Otra desventaja es que, al igual que otras tecnologías biométricas basadas en fotografías, el reconocimiento del iris es susceptible de sufrir fallos asociados con la mala calidad de la imagen.

Además, la identificación sólo se puede llevar a cabo desde ciertas distancias, que no superan un par de metros.

Sin embargo, aunque hoy en día es un método de difícil aplicación si la persona a identificar no coopera, varios fabricantes de sistemas biométricos ya están desarrollando dispositivos para "reconocimiento de iris a distancia", capaces de identificar sujetos a una distancia de hasta 10 metros.

Los comentarios están cerrados.