Bisutería floral

La bisutería floral consiste en la elaboración de accesorios de vestuario y objetos de adorno que imitan a la joyería, utilizando flores. La bisutería floral produce adornos similares a las joyas, como diademas, broches, anillos, tocados, coronas o pulseras, con flores y elementos vegetales, por lo que dichas composiciones de arte floral pueden ser muy adecuadas para las celebraciones del Día de los enamorados, bodas y otros festejos.

Bisuteria floral

Qué es la bisutería floral

La bisutería floral o bisutería con flores, consiste en la realización de accesorios de vestuario con flores. La elaboración de joyas y adornos con flores y elementos vegetales, tales como diademas, broches, anillos, pulseras, tocados, etc. permite elaborar piezas de arte floral muy adecuadas para las composiciones del día de los enamorados, bodas y otros festejos.

Dicho en pocas palabras, la bisutería floral es la realización de objetos para complementar un atuendo mediante la utilización de flores. Algunos ejemplos pueden ser las pulseras para las damas de honor y los tocados, muy utilizados por todas las clases sociales a lo largo de la historia y que se pueden realizar con infinidad de materiales, pedrería y flores.

Las flores se encuentran entre las creaciones más bellas de la naturaleza por lo que desde tiempo inmemorial se han empleado para embellecer espacios, en el arreglo personal, en la elaboración de fragancias, etc.

La bisutería floral incluye gran cantidad de accesorios como broches para el cabello, diademas, tiaras, prendedores, brazaletes, collares, aplicaciones para el calzado, aretes, anillos, y una gran cantidad de detalles más.

Para la elaboración de bisutería floral los límites son tan grandes como la imaginación. Los arreglos se puede elaborar con flores naturales, artificiales o combinadas. Entre las artificiales las más usuales son las elaboradas en tela, principalmente en seda o en poliester ya que son las más semejantes a las naturales pero resultan más resistentes tanto para la elaboración de las piezas como durante su uso.

Cuando se va a seleccionar la bisutería floral que se va a llevar, ya sea para una boda, un bautizo, una primera comunión, una fiesta de 15 años u otro tipo de celebración, o bien solamente por el gusto de usarla, lo primordial es tener bien claro el efecto que se pretende lograr, si se quiere algo de aspecto fresco y natural o algo más sofisticado, si se quiere algo discreto o por el contrario se busca un efecto de exuberancia y colorido.

Se debe buscar algo que vaya con nuestra personalidad, con el tipo de atuendo que se va a llevar, los materiales con que se ha elaborado, con la edad, el tono de piel, la época del año, la complexión, etc.

Además de los colores, texturas y estilos, en la bisutería floral se debe cuidar especialmente el tamaño de los diferentes accesorios dependiendo de dónde se van a llevar, y también respecto a la edad, estatura y proporciones de la persona. Por ejemplo para una niña los aretes o el collar deben tener las proporciones adecuadas a su estatura, al tipo de vestido que lleva, a su edad, y en su elaboración debe cuidarse la facilidad de llevarlo, la seguridad durante su uso, etc., ya que se trata de que luzca elegante conforme a su edad, y no que parezca una mujer adulta en miniatura. Por el contrario en una mujer mayor se tratará de lucir piezas de buen gusto y que no la hagan parecer infantil sino elegante.

La bisutería floral tiene como propósito poner el toque final al arreglo de manera que complemente o realce el aspecto total, pero cuando la selección no es la adecuada, aunque se trate solamente de detalles, el resultado final puede ser poco afortunado. Por ello es muy importante tener cuidado de que cada elemento vaya en armonía con todo lo demás.

Los comentarios están cerrados.