After-sun

El after-sun es un producto cosmético con propiedades calmantes, antiinflamatorias e hidratantes, que se aplica en forma de crema, líquido o aerosol después de la exposición al sol, para aliviar el malestar provocado por una exposición excesiva al sol y rehidratar la piel, así como para fijar y proteger el bronceado.

After-sun

Qué es el after-sun

El after-sun es una crema o líquido hidratante para la piel que se aplica después de exponerse a cualquier tipo de radiación UV.

La finalidad principal del after-sun es mitigar las molestias producidas por la sobreexposición al sol, como el picor y la resequedad.

Una vez que se ha expuesto la piel al sol, aunque sólo se trate de ligero enrojecimiento sin molestias o quemaduras muy leves, hay que darles atención, y lo mejor es utilizar un producto diseñado específicamente para esta situación como lo es el after-sun.

La aplicación de un after-sun es lo ideal, ya que hidrata en forma intensiva además de refrescar la piel y calmar las molestias casi instantáneamente.

Antes de adquirir un after-sun es muy importante leer las indicaciones, ya que existen diferentes opciones y el uso en exceso del mismo puede provocar efectos secundarios como manchas en la piel y picor.

Algunos after-sun ofrecen prolongar el bronceado. Otros contienen algún repelente para insectos. Algunos otros son específicos para pieles delicadas.

Existen marcas de after-sun que pueden ser indicados para niños y algunos otros que tienen restricciones de uso. Los hay también con o sin fragancia, y entre los más populares actualmente se encuentran los que contienen aloe vera o cera de abejas.

Los mejores productos after-sun deben contener ingredientes humectantes como la vitamina E, que además no deja la piel grasosa. Si se es propenso al acné es necesario buscar un after-sun que indique específicamente que sus ingredientes no obstruyen los poros.

Otro ingrediente muy eficaz en un after-sun es el extracto de aloe vera, ya que ayuda a reducir la inflamación y calma las molestias sin riesgo de efectos secundarios.

Si después de una exposición al sol hay quemaduras graves, con ampollas, desprendimiento de la piel, llagas, fiebre o intenso dolor, lo más recomendable es acudir al médico de inmediato.

Los comentarios están cerrados.