Detector de metales BFO

Un detector de metales BFO (Beat Frecuency Oscillator), también llamado detector de metales de oscilador de golpe de frecuencia, es un tipo de detector de metales que funciona de manera similar al detector VLF, pero sin capacidad de discriminación, lo que hace que sea más propenso a errores e interferencias y menos capaz de diferenciar entre chatarra y tesoros.

Detector de metales BFO

Qué son los detectores de metales BFO

Los detectores de metales BFO (Beat Frecuency Oscillator, oscilador de golpe de frecuencia) son los detectores más simples y baratos, y por esa razón son detectores ideales para principiantes y para quienes tengan un presupuesto limitado.

Los detectores BFO se caracterizan porque usan una única bobina en la cabeza de búsqueda y otra más pequeña en la caja de control. Cuando la cabeza de búsqueda pasa por encima de algo metálico, el detector comienza a pitar.

El funcionamiento de los detectores de metales BFO está basado en la variación de la inductancia de una bobina al acercarla a un objeto metálico, aproximadamente un 0,1%. Al ser esta variación tan pequeña, el sistema BFO usa frecuencias de radio en torno a 100 KHz.

El sistema de un detector BFO se compone de 2 bobinas, una única bobina emisora situada en el plato de búsqueda y otra bobina más pequeña receptora ubicada en la caja de control. Cada una de las bobinas tiene un oscilador que produce una radiofrecuencia, estando ajustados los osciladores para emitir en la misma frecuencia.

Cuando la bobina emisora se acerca a un objeto de metal, se produce un cambio en su frecuencia de oscilación, de manera que la diferencia de frecuencia entre ambas bobinas se traduce en un tono de audio en la misma frecuencia que la diferencia de frecuencia.

Dado que normalmente en el oscilador de búsqueda se utiliza una frecuencia de 100 KHz, se obtiene un tono de audio entre 0 y 250 Hz. El tono de audio desaparece cuando los dos osciladores alcanzan el equilibrio.

El detector de BFO funciona de manera similar al detector VLF, pero carece de capacidad de filtración, lo que hace que el detector de BFO sea más propenso a errores e interferencias y menos capaz de diferenciar entre chatarra y tesoros.

Los detectores de metales BFO son sencillos de construir, por lo que son muy populares entre los aficionados a la electrónica y también como proyecto escolar o académico, siendo numerosos los sitios web en Internet con tutoriales acerca de cómo construir un detector BFO casero, detallando materiales, circuitos y esquemas del aparato.

Los comentarios están cerrados.