Detectoafición

La detectoafición es un hobby, afición o actividad lúdica que básicamente consiste en la búsqueda de tesoros con un detector de metales, en lugares autorizados y zonas sin interés arqueológico, tales como objetos perdidos por los bañistas en la playa. Las personas que practican la detectoafición se denominan detectoaficionados, detectoristas o aficionados a la detección metálica.

Detectoaficion

Qué es la detectoafición

La detectoafición es un hobby que consiste en la búsqueda lúdica de tesoros con un detector de metales, en lugares autorizados y zonas sin interés arqueológico, tales como objetos perdidos por los bañistas en la playa.

Los detectoaficionados, también llamados detectoristas o aficionados a la detección metálica, son las personas que practican la detectoafición, y se suelen agrupar en asociaciones cuya principal finalidad es promocionar la detección de objetos, metálicos o de cualquier otra naturaleza, que se encuentren en el subsuelo en zonas públicas sin carácter arqueológico declarado, siempre entendiendo esta afición como una actividad lúdica, reglada y sometida a unas normas que aseguran el respeto a la legalidad.

Una variante de la detectoafición es la denominada detección deportiva, modalidad que practica la detección de metales desde un enfoque deportivo y que cuenta con tres especialidades: búsqueda de minerales, búsqueda de objetos abandonados y competiciones.

Aunque la mayoría de detectoaficionados practican esta actividad con el único anhelo de pasar un buen rato, rastreando playas y montes en busca de monedas, objetos militares o reliquias antiguas, el detector de metales se asocia en muchas ocasiones, injustamente, con actividades delictivas de expolio del patrimonio histórico.

El hecho de que algunos yacimientos arqueológicos sean expoliados ilegalmente por saqueadores equipados con detectores ha potenciado una imagen irreal de la detección metálica, relacionando el uso de detectores y el expolio del patrimonio.

Generalmente las leyes de protección del patrimonio histórico establecen que toda prospección en zona de interés arqueológico ha de tener un permiso, sin el cual se interpreta que el portador del detector está cometiendo un delito contra el patrimonio.

Esto ha motivado que en ocasiones la utilización de estos instrumentos de detección puede ser conflictivo, por lo que son muchos los aficionados que están creando asociaciones en busca de una regulación que les permita usar sus detectores en condiciones controladas.

Estas asociaciones de detectoaficionados, además de promover la práctica adecuada de la detección metálica, sirven para que los detectoristas se conozcan, aprendan de los demás, muestren los hallazgos de sus búsquedas, registren los hallazgos para identificar estadísticamente la escena del descubrimiento y aprendan más acerca de este hobby.

Los aficionados a los detectores de metales realizan diversos tipos de actividades:

  • Búsqueda de monedas: consiste en buscar tanto monedas antiguas, históricas y de colección como monedas de curso legal después de eventos donde concurre mucha gente o en playas turísticas.
  • Prospección de oro: consiste en buscar metales preciosos como el oro y la plata en sus formas naturales (pepitas).
  • Búsqueda genérica de metales: se trata de buscar cualquier tipo de artefacto de valor histórico, como armas, balas, botones, hachas o hebillas, entre otros.
  • Búsqueda en playas: se trata de peinar las playas turísticas a la búsqueda de monedas o joyas perdidas.

Los comentarios están cerrados.