Touchpad

Un touchpad, también llamado panel táctil, es un periférico de entrada de datos muy utilizado en ordenadores portátiles, que sustituye al ratón como dispositivo apuntador. Por lo general los paneles táctiles están integrados en la parte inferior de los teclados de las computadoras portátiles y funcionan cuando el usuario desplaza el dedo sobre el panel en la dirección en que desea desplazar el cursor, pulsando uno de los dos botones ubicados en el panel para ejecutar las diversas órdenes.

Touchpad

Características de los touchpad

El término touchpad se usa para hacer referencia a un panel táctil utilizado para controlar el cursor, como reemplazo del ratón. El touchpad cumple las mismas funciones del ratón, y en casos específicos, cuenta con funciones extra. Consta de un panel táctil y en algunos casos puede llevar uno o más botones, que principalmente cumplen la misma función que los botones del ratón.

El touchpad es de uso común en ordenadores portátiles y se ubica usualmente en la parte inferior del teclado, integrado en la carcasa. También se suelen encontrar integrados en la carcasa de algunos teclados.

Respecto al funcionamiento del touchpad, el panel táctil debe ser usado con los dedos, cada movimiento genera un movimiento del cursor en el monitor del ordenador. El panel es una superficie que contiene electrodos sensibles al tacto, además está equipado con una capa aislante que protege los electrodos de daños por contacto directo. Este panel solo puede ser usado con los dedos, lápices u otros elementos no conductores no generan ninguna acción.

La mayoría de los paneles de los touchpad, además de interpretar los movimientos deslizantes hechos con los dedos, interpretan también pequeños golpes, que equivalen al click de un ratón, dos golpecitos continuos equivalen a un doble click. El usuario desplaza el dedo sobre el panel en la dirección en que desea desplazar el cursor y puede pulsar uno de los dos botones para ejecutar las diversas órdenes. La posición del cursor en el monitor se modificará de acuerdo con la dirección en la que el usuario desplace el dedo. Algunos también pueden medir la presión que se hace con el dedo.

Actualmente existen portátiles equipados con touchpads capaces de interpretar varios toques al mismo tiempo, lo que se denomina multi-touch, permitiéndole al usuario hacer varios clicks al tiempo y llevar así a cabo diversas órdenes de manera simultánea, similares a las de una pantalla táctil.

Por lo que se refiere a las ventajas del touchpad, una de las mayores ventajas es que reemplaza por completo la funcionalidad del ratón, evitando el uso de espacio extra y brindando comodidad al usuario en sitios específicos en los que difícilmente se puede utilizar un ratón, por ejemplo dentro de un automóvil, en el tren o en una sala de espera. Otra ventaja es la función de interpretación de gestos, tales como girar o pellizcar, que tienen los touchpads más modernos multi-touch. Además es una ventaja que ya vienen integrados en el ordenador y no necesitan cables ni conectores para que funcionen.

En cuanto a las desventajas del touchpad, algunas maniobras son más complicadas de realizar con un touchpad que con un ratón, por ejemplo para videojuegos, por lo que no resulta práctico en muchos casos, ya que las órdenes enviadas mediante el touchpad no son demasiado precisas ni lo suficientemente rápidas. Por su ubicación en la parte inferior del teclado, puede llegar a molestar al escribir con el teclado, ya que puede provocar interacciones indeseadas al escribir con ambas manos, que el touchpad pueda interpretar como una orden.

Además, pueden ser más sensibles a elementos externos como polvo o humedad, afectando su funcionamiento. También puede perjudicar su funcionamiento factores externos como la humedad o el sudor adherido a los dedos, que si están húmedos no se desplazan tan fácilmente por la superficie del panel.