Armarios humidificadores para puros

Un armario humidificador para puros, también llamado humidor o humectador, es una caja de madera dotada de un sistema que garantiza que la humedad se mantenga constante, de tal manera que permite una adecuada conservación de todo tipo de labores del tabaco, como puros, cigarros o tabaco de pipa. Existen diversos tipos de humidores, desde armarios hasta habitaciones, pasando por muebles o cajas, pudiendo ser sistemas pasivos o electrónicos.

Armarios humidificadores para puros

Características de los armarios humidificadores para puros

Las labores del tabaco en general, y los puros en particular, deben almacenarse a una humedad de entre el 65 y 72% y a una temperatura entre los 16 y 18°C, ya que si se almacenan en seco, pierden su aroma y queman de forma desigual. Por ello, los puros deben ser almacenados en un humidor o humidificador que mantenga un clima adecuado.

Un humidificador para puros, también conocido como humectador o humidor, consiste en un cajón fabricado en madera y con un revestimiento interior hecho de madera de cedro. Este tipo de armarios se ofrece en diversos tamaños, desde cajas o modelos de mesa, hasta habitaciones, pasando por cajones, muebles o armarios con capacidad para un gran número de cajas de puros. También existen modelos portátiles.

Los armarios humidificadores para puros cuentan con higrómetro para medir el porcentaje de humedad, sistema para humidificar y en ocasiones también con termómetro, para controlar las condiciones interiores de porcentaje de humedad y temperatura del contenedor. Todo ello con el fin de preservar las cualidades de los puros, evitando que se desequen, se deterioren o se desintegren.

Para el almacenamiento de los puros se requiere de una temperatura uniforme de entre 16 y 18°C y una humedad de entre un 65 y un 72%. Estas condiciones, además de que resultan muy difíciles de lograr en un ambiente natural, es imposible mantenerlas en forma uniforme y constante, por lo que se hace indispensable el uso de un humidificador para puros, principalmente si se desea conservarlos a mediano o largo plazo.

Es de primordial importancia que el revestimiento del humidor sea de cedro, debido a las características de esa madera. En caso de que al usuario le desagrade su olor, entonces se recomienda que sea de caoba. En ningún caso se debe aceptar que las maderas estén barnizadas. Cuando se pretende envejecer puros, se recomienda un armario humidificador que cierre herméticamente y que sea posible controlar sus condiciones interiores sin necesidad de abrirlo.

Veamos algunos consejos de uso para el humidor:

  • Por lo general, el armario humidificador requiere de una preparación previa a su primer uso.
  • Posteriormente es necesario realizar verificaciones y proporcionar mantenimiento tanto al contenedor como a los accesorios.
  • El higrómetro debe ser calibrado con cierta frecuencia para asegurarse de que la humedad sea la requerida.
  • Aunque hay humidores con diferentes sistemas de humidificación, la mayoría disponen de humidificadores pasivos a base de agua destilada o desmineralizada. Existen también modelos electrónicos, por lo general de gran tamaño.
  • El depósito de agua únicamente debe ser llenado con agua destilada, para evitar acumulación de minerales.

Cuando el tabaco se almacena en un lugar inadecuado, se reseca y deteriora, llegando a perder sus cualidades, además de que al quemarse, no lo hará en forma uniforme.