Afeitadoras

Las afeitadoras, también llamadas máquinas de afeitar, son instrumentos que permiten afeitarse reduciendo el riesgo de sufrir cortes, como los que pueden causar las navajas de afeitar. Hasta que se inventaron las maquinillas de afeitar, el instrumento de afeitado más empleado por los hombres era la navaja de afeitar, pero actualmente han sido casi totalmente reemplazadas por las maquinillas de afeitar y las afeitadoras eléctricas, que resultan mucho más cómodas de usar y no exigen habilidad especial para su uso.

Afeitadoras

Índice de contenidos

Tipos de afeitadoras

El afeitado forma parte de las actividades cotidianas de la mayoría de los hombres, de tal manera que las afeitadoras o máquinas de afeitar se han convertido en un artículo de uso diario.

El diseño de las afeitadoras ha evolucionado de tal manera con el transcurso del tiempo, que en la actualidad existen en el mercado afeitadoras para cada ocasión y cada necesidad, por lo que la elección del método de afeitado es principalmente una cuestión de gustos.

Básicamente, existen tres tipos de afeitadoras:

  • Navajas de afeitar: son navajas de acero templado muy afiladas, que se emplean sobre el rostro humedecido y enjabonado. Requieren bastante habilidad y destreza, habiendo sido sustituidas hoy en día casi por completo por otros instrumentos de afeitado.
  • Maquinillas de afeitar: son instrumentos de afeitado que alojan en su interior una o varias hojas de afeitar, de tal manera que minimizan el riesgo de sufrir cortes. Al igual que las navajas de afeitar, se utilizan sobre el rostro humedecido y enjabonado. Se comercializan numerosos tipos de maquinillas de afeitar: de hoja simple o de hoja múltiple (multi-hoja), ajustables o no ajustables, de peine cerrado o abierto, de hojas intercambiables o desechables.
  • Afeitadoras eléctricas: son pequeños electrodomésticos que permiten el afeitado en seco, eliminando la molestia que supone humedecer y enjabonar la cara. Las afeitadoras eléctricas se fabrican con dos sistemas de corte distintos, sistemas de cabezales giratorios que usan una cuchilla circular bajo una rejilla con orificios, y sistemas de cabezales con láminas vibrantes con cuchillas colocadas bajo rejillas. Pueden conectarse a la red eléctrica o utilizar baterías. Existen numerosos modelos de afeitadoras eléctricas: con cable, sin cable, con batería recargable, resistentes al agua, con bálsamo facial, con cortapatillas, con accesorios para autolimpieza, con ajuste automático del voltaje, cabezales intercambiables, diferentes niveles de afeitado, lavables bajo el agua, etc.

Métodos de afeitado

Según el instrumento empleado, básicamente podemos distinguir dos métodos de afeitado:

Afeitado en húmedo

Se emplea la navaja de afeitar, la maquinilla de cuchilla de doble filo o la maquinilla multi-hoja, siendo necesario en todos los casos la utilización de jabón, espuma o gel de afeitar. A su vez, el afeitado en húmedo se subdivide en afeitado clásico o tradicional en el que se emplea brocha y navaja de afeitar, y el denominado afeitado moderno, en el que se emplea gel o espuma en bote con maquinilla de afeitar multi-hoja.

A su vez, el afeitado en húmedo se divide en dos tipos:

  • Afeitado clásico o afeitado tradicional: se emplea brocha, jabón y navaja de afeitar, o bien maquinilla de cuchilla de doble filo. Con este método se obtienen buenos resultados de afeitado, pero presenta como mayor inconveniente que precisa aprender correctamente la técnica. Aunque este sistema actualmente ha caído en desuso, todavía hay hombres que prefieren ir al barbero y ponerse en manos de un profesional, sobre todo si tienen bigote o barba.
  • Afeitado moderno o afeitado multi-hoja: se emplea gel o espuma en aerosol con maquinilla de afeitar multi-hoja. Este método de afeitado es cómodo, fácil de aprender, fácil de usar, rápido, y existen una gran variedad de maquinillas a la venta en todas las tiendas y supermercados. Sus inconvenientes son que las maquinillas requieren el cambio periódico de cuchillas, el elevado precio de los recambios y que las espumas no cuidan tanto la piel como el jabón.
metodos de afeitado

Afeitado en seco o afeitado eléctrico

Se emplea únicamente la afeitadora eléctrica, no siendo necesario humedecer ni enjabonar el rostro. Es una manera de afeitarse eficiente, no se corre el peligro de cortarse, es higiénico, y requiere solamente 5 minutos para darse una buena afeitada. Dado que no se necesita jabón, gel o spray, puede uno afeitarse en cualquier lugar. Debemos destacar que, aunque hasta ahora el afeitado eléctrico era sinónimo de afeitado en seco, en la actualidad las afeitadoras eléctricas modernas permiten afeitar en húmedo o en seco, incluso algunos modelos se pueden utilizar en la ducha.