Reunificación de deudas

Básicamente, la reunificación de deudas es una refinanciación y consiste en agrupar todos los créditos (personales, hipotecas o tarjetas) en un nuevo préstamo hipotecario a un plazo más largo, de manera que se reduce la cuota mensual a pagar. La reunificación de deudas aparece como una solución para quienes tienen múltiples préstamos y créditos, al ofrecer una reducción de la cuota mensual de hasta el 50%, pero el endeudamiento final aumenta debido a los numerosos gastos y comisiones que genera la operación.

Reunificacion de deudas

Requisitos

Para que una entidad bancaria apruebe una reunificación de deudas deben cumplirse varias condiciones:

  • El cliente debe tener una vivienda, con o sin cargas, que se utilizará como garantía del nuevo préstamo hipotecario.
  • El capital total de la nueva hipoteca no puede superar el 80% del valor de tasación del piso (la entidad financiera solicitará una tasación actualizada).
  • La cuota mensual del nuevo crédito hipotecario no debe superar el 35% de los ingresos netos mensuales de la unidad familiar.

  • Reunificación de deudas

  • A partir de 1.500€

  • Sin coste

  • Aceptan ASNEF

Tramitación

Para gestionar una reunificación de deudas tenemos dos opciones:

  • A través de una entidad de reunificación de deudas: estas empresas realizan todas las gestiones en nombre del interesado, negocian con distintas entidades financieras y proponen la operacion, que generalmente consistirá en cancelar todos los créditos y contratar un nuevo hipotecario por mayor capital y plazo, cuyo importe cubra el capital pendiente más las comisiones y gastos que la reunificación de deudas supone. El intermediario cobrará por su intermediación una comisión de entre el 3% y 7% del importe a refinanciar. Estas empresas, al igual que las de créditos rápidos, dan servicio a los clientes más apurados, a cambio de altas comisiones.
  • Directamente con las entidades financieras: en casos no muy graves, el consumidor puede gestionar él mismo la reunificación de deudas negociando con su banco o con otras entidades financieras, pudiendo de esta manera ahorrarse la comisión del intermediario.

Ventajas

Veamos las principales ventajas de la reunificación de deudas:

  • Tras una reunificación de deudas la cuota mensual a pagar es menor.
  • La reunificación de deudas permite acceder a las mejores ofertas del mercado, sin limitarse a un único banco.
  • Reduce el tipo de interés efectivo.
  • Se puede acceder a la reunificación de deudas aunque se figure en listas de morosidad.
  • Rapidez.
  • Confidencialidad.

Inconvenientes

La reunificación de deudas tiene numerosos inconvenientes:

  • Aumenta el plazo de amortización, por lo que se pagará durante más tiempo.
  • Genera numerosos gastos y comisiones (cancelación de los préstamos iniciales, formalización del nuevo hipotecario, comisión del intermediario) por lo que las deudas se incrementan.
  • Las entidades de reunificación de deudas no son bancos ni financieras, por lo que no están sujetas al control del Banco de España y carecen de un marco legal que las regule. Esto motiva que en muchas ocasiones actúen con falta de transparencia y apliquen comisiones abusivas, resultando sus servicios confusos e incluso engañosos para los consumidores.
  • Fomenta el sobreendeudamiento familiar al proporcionar una falsa impresión de desahogo económico.
Guia practica para la reunificacion de deudas

Consejos para la reunificación de deudas

La imposibilidad de asumir los compromisos de créditos y préstamos adquiridos según los compromisos acordados, ha hecho que, ante la falta de capacidad de pago para la cancelación de estas deudas, los deudores se vean obligados a recurrir a los intermediarios financieros.

Dichas empresas, especializadas en la refinanciación, reunificación y consolidación de deudas, se presentan como la opción salvadora para miles de insolventes a la hora de reestructurar sus créditos.

El aspecto positivo de este asesoramiento y financiación, es que la labor de reunificación de deudas que ofrecen estos intermediarios está regulada por la ley, de tal manera que los intermediarios están obligados a aconsejar adecuadamente a sus clientes, además de ofrecerles la mejor opción de financiación para no agravar su situación económica.

  • Reunificación de deudas

  • A partir de 1.500€

  • Sin coste

  • Aceptan ASNEF

Resumidamente, el deudor tiene dos opciones de refinanciación de su deuda:

  • Mediante una modificación de las obligaciones de pago estableciendo una prórroga de los plazos de vencimiento, o en su defecto, la adscripción a otras obligaciones que sustituyan a las anteriores: renegociación con acreedores, ampliación de los vencimientos y períodos de carencia.
  • La reunificación de deudas, que podría implicar la contratación de un préstamo con garantía real por parte del deudor, que unifique todos los créditos y préstamos en un único préstamo, ampliando los plazos de amortización del mismo. Esta solución conllevaría un mayor gasto económico en intereses, así como en comisiones, pero también amortizaciones mensuales más asequibles.

Pese a estas posibles alternativas para aliviar las cargas mensuales, hay que tener en cuenta que la intermediación de expertos para la reunificación y renegociación de su deuda, no deja de ser un asesoramiento externo, por lo que conlleva un gasto para los deudores, que en algunos casos, es especialmente gravoso.

Frente a esta compleja situación, se recomienda buscar la reunificación de la deuda teniendo en cuenta las siguientes alternativas:

  • Negociar la ampliación del crédito hipotecario actual, evaluando incrementos así como cargos de tramitación y comisiones, siempre con el fin de suscribir la menos gravosa.
  • Cancelar otros créditos y deudas para poder ampliar el capital y los plazos del crédito hipotecario actual.
  • Si no se obtiene flexibilidad en la negociación con el banco que ha otorgado el crédito, se pueden intentar subrogar el crédito con otro banco considerando nuevas condiciones de plazos y capital.
  • La necesidad de acudir a un intermediario financiero porque los intentos de negociación particulares fracasaron es para muchos expertos la opción más onerosa, puesto que implica gastos de tramitación y comisiones en una situación ya de por sí insolvente para cancelar cuotas bancarias.

Teniendo en cuenta cada uno de los puntos analizados para conseguir la reunificación de deuda menos nociva para la economía familiar, la recomendación en primera instancia es intentar negociar de forma particular y directa con la entidad correspondiente o con los acreedores.