RoboCleaner de Karcher

El RoboCleaner de Karcher es un aspirador robótico fabricado y vendido por Karcher, que cuenta con un sistema de navegación por rayos infrarrojos, lo que le permite reconocer la habitación, detectar obstáculos y volver a la base. El robot de limpieza RoboCleaner cuenta con un sistema óptico que le permite localizar sitios que acumulan suciedad, en cuyo caso selecciona de manera automática el programa adecuado para pasar repetidamente por esos lugares.

RoboCleaner de Karcher

Características del RoboCleaner de Karcher

El RoboCleaner de Karcher es un robot aspirador que funciona en forma totalmente automática. Es de forma circular y cuenta con un sistema de navegación por rayos infrarrojos, lo que le permite reconocer la habitación, detectar obstáculos y volver a la base. Es un robot aspirador completamente automático, la limpieza, la carga de la batería y la evacuación de la suciedad se realizan de manera automática.

El tamaño del RoboCleaner le permite desplazarse y limpiar debajo de los muebles. No resulta demasiado ruidoso mientras funciona, pero si el usuario lo desea, es posible seleccionar el modo silencioso, lo que permite escuchar música, trabajar o dormir mientras el robot realiza su trabajo.

El RoboCleaner de Karcher puede aspirar sin ninguna dificultad cualquier tipo de suelo o revestimiento, ya sea alfombrado o duro, y no tiene problema para identificar moquetas o cambios de textura en el suelo. En caso de encontrar cables a su paso, no se enreda sino que pasa sobre ellos sin ningún problema.

Cuenta con un sistema óptico que le permite localizar sitios que requieren de un trabajo más intenso debido a una mayor acumulación de suciedad. En esos casos selecciona automáticamente el programa adecuado para esos puntos en particular, pasando en forma repetida por la zona de suciedad acumulada hasta que ésta quede limpia.

Gracias a sus sensores ópticos, el RoboCleaner es capaz de detectar la existencia de pequeños obstáculos o escalones, pudiendo superar sin problemas obstáculos de poca altura gracias a sus ruedas con suspensión individual elástica. Unos protectores elásticos de goma adicionales impiden que pueda dañar cualquier mueble.

Al terminar su rutina, el RoboCleaner regresa a la base, donde se conecta automáticamente para recargar la batería y vaciar el contenido del depósito. La duración de la carga de la batería es de hasta 1 hora, tardando en recargarse entre 10 y 20 minutos. Su cobertura es de unos 15 m2 por hora.

Se puede dar el caso de que a media tarea el depósito se llene o la carga de la batería se baje. Cuando detecta que el recipiente para la suciedad está lleno o cuando está bajo de batería, el robot localiza la base por medio del sistema de rayos infrarrojos y vuelve a ella. Allí carga su batería y vacía el recipiente para la suciedad. Una vez recargado y con el depósito vacío, reinicia la tarea en el punto en que la dejó hasta terminarla. El autovaciado se hace en una bolsa filtrante, lo que resulta más higiénico que un depósito.

El RoboCleaner de Karcher es una excelente forma de mejorar la calidad de vida del usuario, debido a la eficiencia de su trabajo, los excelentes resultados de limpieza y al importante ahorro de tiempo que obtiene con su uso.