Zapatillas de ciclismo invernales

Las zapatillas de ciclismo invernales son zapatillas de ciclismo diseñadas específicamente para practicar el ciclismo al aire libre en condiciones invernales, con lluvia, frío y mal tiempo. Disponibles en versión de carretera y de mountain bike, las zapatillas de ciclismo invernales están fabricadas con tejidos técnicos con propiedades térmicas, siendo impermeables y transpirables a la vez, por lo que son la mejor opción para pedalear en invierno y practicar el ciclismo invernal con una cierta comodidad.

Zapatillas de ciclismo invernales

Suela

Las zapatillas de ciclismo invernales, al igual que el resto de zapatillas de ciclismo, cuentan con una suela rígida que permite transmitir a los pedales la fuerza desarrollada por las piernas con la mayor eficacia posible. Para ello, las suelas de las zapatillas de ciclismo invernales se fabrican en materiales como plástico, nylon de alta densidad o fibra de carbono.

Las zapatillas de ciclismo invernales orientadas a la mountain bike son algo más flexibles que las destinadas al ciclismo en ruta, ya que deben permitir caminar con ellas, contando además con tacos que incrementan la tracción a la hora de caminar por sitios difíciles.

Pedales automáticos

Las zapatillas de ciclismo invernales generalmente disponen de alojamientos para fijar calas de pedales automáticos, de manera que podamos enganchar la zapatilla al pedal.

Los pedales automáticos son muy recomendables, ya que garantizan una postura del pie correcta respecto del pedal, aumentan la eficacia del pedaleo e incrementan el control sobre la bicicleta.

En las zapatillas de ciclismo invernales orientadas a la mountain bike, las calas de los pedales automáticos quedan ocultas en la suela, para no interferir al caminar.

Sujeción del pie

Las zapatillas de ciclismo invernales deben contar con un sistema robusto de cierre, ya que deben soportar importantes esfuerzos. Los sistemas de sujeción más empleados son velcros, cierres micrométricos y cordones, en ocasiones combinando varios sistemas simultáneamente, como por ejemplo velcros junto con un cierre micrométrico.

Si nuestras zapatillas de ciclismo invernales llevan cordones nos aseguraremos de que quedan sujetos bajo una lengüeta o velcro a fin de que no puedan engancharse en la cadena.

Uso indoor

Las zapatillas de ciclismo invernales no son apropiadas para practicar el ciclismo indoor, debido a que están fabricadas con materiales térmicos e impermeables, por lo que resultan pesadas y poco transpirables para su empleo en locales cerrados.

Uso urbano

Aquellos que utilizan la bicicleta en la ciudad por ocio o como medio de transporte, pueden utilizar en invierno zapatillas de ciclismo invernales orientadas a la mountain bike, ya que son aptas para andar con ellas, aunque su estética quizás no combine demasiado bien con la ropa de calle.

Por el contrario, las zapatillas de ciclismo invernales destinadas al ciclismo de carretera no resultan apropiadas para su uso en ciudad, ya que cuentan con características demasiado técnicas en cuanto a rigidez y rendimiento, y no permiten andar con ellas.

Zapatillas de ciclismo invernales o botines

Para el mal tiempo ocasional, o para condiciones de frío y lluvia no muy duras, podemos reemplazar las zapatillas de ciclismo invernales por unos botines.

Los botines o cubre-zapatillas se colocan sobre las zapatillas de ciclismo habituales, ya sean de bicicleta de carretera o de mountain bike, y generalmente ofrecen tanto protección contra el frío como contra la lluvia, ya que suelen fabricarse con materiales impermeables y transpirables como el neopreno.

Los comentarios están cerrados.