Almohada viscoelástica

Una almohada viscoelástica es una almohada fabricada en material viscoelástico o memory foam. Gracias a las propiedades de memoria del material con que están fabricadas, la principal característica de las almohadas viscoelásticas es su adaptabilidad a la forma del cuello, eliminando presiones y problemas cervicales, por lo que son una excelente elección para los que buscan la mayor adaptabilidad en las diferentes posiciones a la hora del descanso.

Almohada viscoelastica

Características de las almohadas viscoelásticas

Las almohadas viscoelásticas, fabricadas en material viscoelástico, son una excelente elección para los que buscan la mayor adaptabilidad en las diferentes posiciones a la hora del descanso, ya que gracias a las propiedades de memoria del material con que están fabricadas, su principal característica es su adaptabilidad a la forma del cuello.

Las almohadas fabricadas en material viscoelástico o memory foam, resultan sumamente cómodas ya que brindan un magnífico soporte a la cabeza y el cuello gracias a la tecnología del material con que se fabrican. La principal característica de estas almohadas viscoelásticas es su adaptabilidad a las formas del cuello, eliminando presiones y problemas cervicales.

La espuma viscoelástica tiene la capacidad de volver a su forma original después de toda una noche de uso o durante un cambio de posición al dormir.

El confort que proporciona una almohada viscoelástica se debe a la firmeza de soporte que ofrece y esto se elige según las preferencias personales. La firmeza de la espuma viscoelástica se mide usualmente mediante un valor numérico según alguna escala estandarizada.

La confortabilidad de las almohadas viscoelásticas también se debe a la capacidad termomoldeable que tiene el material, lo que permite que la superficie que queda en torno al cuerpo, que se encuentra a mayor temperatura, se suavice y tome la forma del contorno, mientras que el resto, que se encuentra a menor temperatura, permanece firme para proporcionar el soporte necesario.

Por otra parte, al mejorar la postura al dormir disminuye la necesidad de cambiar de posición, por lo que hay menos probabilidades de despertar por incomodidad, lo que se traduce en un mayor y mejor descanso.

Existen almohadas viscoelásticas para acomodarlas de manera que den soporte a diferentes partes del cuerpo en distintas posiciones, como para las rodillas, los brazos, etc. También existen otras que se han diseñado especialmente para personas que duermen regularmente en posiciones determinadas, como de lado, boca abajo o boca arriba, variando para ello el grosor.

Las almohadas viscoelásticas se fabrican en diferentes densidades, de tal manera que una almohada más densa ofrece mejor soporte que una menos densa, pero no necesariamente resulta más cómoda una que la otra. El factor de confort depende de las preferencias, gustos y características personales.

Una almohada de baja densidad puede al principio parecer muy cómoda, pero al ser sus celdas más abiertas, el aire circula con mayor rapidez, lo que implica que sufre un hundimiento más rápido. Esto puede ocasionar una baja calidad de descanso, ya que se pierde la postura correcta que permite una completa relajación. También pierden rápidamente la capacidad de recuperar su forma.

Respecto a la durabilidad de la almohada, depende en gran parte de la densidad de la misma, ya que a mayor densidad se tendrá una vida más larga de la almohada. Las almohadas de baja densidad tienden a desgastarse y generar una impresión permanente en el área en la que normalmente se duerme.

Para estar seguros de comprar la almohada indicada, es recomendable verificar cuidadosamente todas sus especificaciones, propiedades y tratamientos, sin olvidar la funda.

Los comentarios están cerrados.