Sillas para salas de espera

Las sillas para salas de espera, también llamadas sillas para salas de recepción, son un tipo de sillas de oficina que se caracterizan por ser muy sencillas, ya que generalmente no tienen ruedas, no son ajustables ni disponen de reposabrazos. Las sillas para salas de espera están pensadas para ocuparlas durante cortos período de tiempo, por lo que suelen ser sillas simples de diseño moderno, más bonitas que cómodas.

Sillas para salas de espera

Características de las sillas para salas de espera

Las sillas para salas de espera o sillas para salas de recepción, están concebidas para ocuparlas durante cortos período de tiempo, por lo que suelen ser sillas sencillas de diseño moderno, más bonitas que cómodas, ya que generalmente no tienen ruedas, no son ajustables ni disponen de reposabrazos.

Las sillas de la sala de espera generalmente son sillas fijas, sin apoyabrazos ni ruedas y sin posibilidad de ajuste de ninguna especie, pero esto no debe ser motivo para que resulten incómodas.

Debe escogerse un estilo de silla confortable según el tipo de personas que se espera recibir, que sean fáciles de limpiar y muy estables. Su altura debe ser aquella que facilite a las personas el sentarse o ponerse de pie, sobre todo cuando se trate de adultos mayores y mujeres embarazadas.

En las sillas de la sala de espera el tapizado debe ofrecer cualidades de transpiración y ser agradable tanto al tacto como a la vista. Pueden ser acolchadas o de materiales moldeados, según el estilo que se desee y el público al que se destinen.

Para algunos espacios lo ideal son las sillas tipo tandem, que están formadas por varios asientos individuales sobre una sola estructura, de manera que no se pueden mover individualmente. Este tipo de sillas resulta muy conveniente ya que la sala se mantiene en orden y ofrece facilidades de limpieza, tanto de los asientos como del piso.

Las sillas tipo tandem también pueden ofrecer diseños de vanguardia en cuanto a estilo y comodidad ya que además de los asientos moldeados, algunas cuentan con apoyabrazos, en algunos casos fijos aunque también pueden ser plegables. Los asientos pueden estar distribuidos en forma equidistante, en grupos de dos o en algunas otras combinaciones.

En cuanto a estilos y modelos, existe una gran variedad de sillas para salas de espera, al igual que de los materiales de fabricación, de manera que seguramente se encontrará el diseño, tipo y tamaño adecuado para cada necesidad.

Pocas cosas quedan tan grabadas en la memoria de una persona como los momentos desagradables o de incomodidad que pasa en las salas de espera de empresas, oficinas, consultorios o bancos. Lo cual no resulta favorable, ya eso puede reducir las posibilidades de éxito del asunto a tratar además de que eso predispone formarse una opinión negativa del lugar en general.

Por ese motivo, es muy importante ofrecer un espacio agradable y confortable, que haga sentir bienvenidas a las personas y las prepare favorablemente para el buen desarrollo de la negociación o motivo de su visita, por lo que es conveniente adquirir sillas para la sala de espera que proporcionen comodidad al ocupante y un aire moderno a la oficina.

Los comentarios están cerrados.