Ropa de mountain bike

La ropa de mountain bike está diseñada especialmente para el ciclismo de montaña, un deporte que consiste en circular en bicicleta fuera de las carreteras asfaltadas, generalmente en terreno montañoso, usando para ello bicicletas especialmente diseñadas para este tipo de terreno. Para practicar cross country se utiliza ropa similar a la del ciclismo en carretera, mientras que para descenso se emplea ropa parecida a la de BMX Race.

Ropa de mountain bike

Características de la ropa de mountain bike

El ciclismo de montaña, también llamado mountain bike, MTB (Mountain bike), BTT (Bicicleta Todo Terreno) o VTT (Velo Tout Terrain), es una actividad exigente y arriesgada que precisa un buen equipo para practicarla con las debidas garantías.

Por lo que respecta a la vestimenta de mountain bike, varía en función de la modalidad:

  • Cross country: los practicantes de ciclismo de montaña en su modalidad de cross country utilizan ropa similar a la del ciclismo en carretera, pero más resistente a enganchones y caídas.
  • Descenso: los practicantes del ciclismo de montaña en su modalidad de descenso (downhill) emplean prendas más parecidas a las de BMX Race.

La ropa de mountain bike es ropa ceñida al cuerpo, fabricada en materiales elásticos como lycra y algunos otros materiales, ya que se busca un mejor rendimiento y que favorezca la aerodinámica. Además, al ir ceñida al cuerpo se evita que se enganche o se atore en ramas o en algunos otros obstáculos que se puedan encontrar a lo largo de los caminos. Debido a su elasticidad, la ropa permanece en su sitio pero permite completa libertad de movimientos en todas direcciones.

La ropa de mountain bike debe estar diseñada para ofrecer comodidad y debe estar fabricada en de materiales que faciliten la transpiración y que sequen rápidamente, ya que no debe haber humedad entre el cuerpo y la ropa.

En cuanto al maillot, con tiempo caluroso generalmente es de manga corta, ligero, cómodo y con bolsillos en la zona trasera para llevar ropa, alimentos o recambios. Conviene que esté fabricado con tejidos y tecnologías que transfieren la transpiración hacia el exterior para que el ciclista esté seco y cómodo. Para tiempo más fresco puede utilizarse un maillot de mountain bike de manga larga, una chaqueta, un chaleco o unos manguitos, mangas largas desmontables que se quitan y se ponen según se requiera.

El culote o pantalón corto de ciclismo, generalmente se trata de pantalones ajustados al cuerpo fabricados con tejidos elásticos y transpirables, que puede ser largo para invierno o corto para verano. En la zona de contacto con el sillín debe disponer de una parte almohadillada denominada badana que aumenta el confort y protege el área de contacto con el asiento. Es muy importante que la badana sea de excelente calidad para evitar cualquier tipo de lastimaduras y otros problemas.

Por diferentes motivos, algunos practicantes de mountain bike, en vez de llevar la clásica ropa ajustada de ciclista, prefieren utilizar prendas más holgadas o de tipo casual, sobre todo en caso de necesitar realizar algunas diligencias o entrar a tiendas, restaurantes, etc.

Respecto a las zapatillas de mountain bike, son específicas para esta modalidad de ciclismo, ya que además de transmitir de manera eficaz la fuerza de las piernas a los pedales, permiten caminar con ellas con bastante comodidad, factor esencial en la bicicleta de montaña, puesto que siempre hay tramos donde es necesario caminar.

Una prenda que siempre debemos llevar en nuestras salidas con la mountain bike es un chubasquero impermeable, ya que actúa como tercera capa y se encarga de proteger de la lluvia. Conviene que sea reflectante para mejorar la visibilidad del ciclista en condiciones de lluvia.

Otra prenda a la que hay que prestar atención en el mountain bike son los guantes. Deben ser acolchados y resistentes, para proporcionar una mayor amortiguación y evitar daños en las caídas.

Por seguridad vial, es conveniente que la ropa de mountain bike disponga de elementos reflectantes, por si el ciclista se encuentra en un lugar en el que circulen coches y haya poca luz.