Rodillos de rulos para bicicleta

Los rodillos de rulos para bicicleta, también llamados rodillos sin fijación, son un tipo de rodillos para bicicleta que se componen de un chasis y tres cilindros giratorios sobre los que se coloca una bicicleta convencional sin inmovilizar las ruedas, permitiendo pedalear sin moverse del sitio. En los rodillos de rulos el deportista no sólo entrena la condicion física, sino también el equilibrio y la técnica de pedaleo.

Rodillos de rulos para bicicleta

Características de los rodillos de rulos para bicicleta

Los rodillos para bicicleta, también llamados cicloentrenadores, son unos dispositivos que permiten pedalear sin moverse del sitio, utilizando para ello una bici convencional.

Los rodillos para bicicleta sin fijación, también llamados rodillos tricilíndricos, rodillos de tres rulos o rodillos de rulos, constan de tres cilindros giratorios que permiten utilizar una bicicleta convencional como si fuera una bici estática, pero sin inmovilizar las ruedas. Por lo general los rodillos son parabólicos, más anchos en los extremos que en la parte central, para favorecer el guiado de las ruedas hacia el centro.

Pedalear en este tipo de rodillo de rulos exige bastante concentración para mantener el equilibrio, por lo que permite entrenar el equilibrio y la técnica de pedaleo además de la condicion física. El pedaleo es fluido por tratarse de rodillos macizos pero presentan algunas limitaciones a la hora de realizar series, ya que no disponen de regulador de resistencia.

Veamos las principales ventajas de los rodillos de rulos:

  • No sólo se entrena la condicion física sino también el equilibrio, la habilidad, la capacidad de reacción y los reflejos.
  • Los rodillos de rulos son muy útiles para trabajar el ritmo de pedaleo y mejorar la técnica del pedaleo redondo. El pedaleo es fluido por tratarse de rodillos macizos con un momento de inercia óptimo.
  • Los rodillos de rulos son menos ruidosos que los rodillos fijos.
  • Desgastan menos las cubiertas que los rodillos fijos.
  • A diferencia de los rodillos fijos, en los rodillos de rulos el cuadro no está sometido a sobretensiones.

Respecto a los inconvenientes de los rodillos de rulos, podemos citar los siguientes:

  • Dado que por lo general no disponen de regulador de resistencia, están más limitados a la hora de realizar series. Sin embargo, algunos modelos avanzados incorporan distintos niveles de resistencia mediante un sistema magnético que varía la carga.
  • Aunque el aprendizaje es bastante rápido, pedalear en un rodillo de rulos exige bastante concentración para no perder el equilibrio, por lo que precisa un período de práctica para acostumbrarse a la sensación.
  • Existe riesgo de caída.

Una vez que termina la temporada y transcurre el merecido descanso, por lo general los ciclistas comienzan a pensar en los objetivos para el próximo año y en el entrenamiento invernal. Un aparato esencial para todos aquellos que en invierno no pueden entrenar como quisieran por los horarios o las condiciones atmosféricas, es el rodillo. Aunque para realizar un entrenamiento lo más completo posible es imprescindible rodar en bicicleta al aire libre al menos un día a la semana, las sesiones en el rodillo son básicas para mejorar el estado de forma.

La principal ventaja del rodillo de rulos es que no sólo permite mejorar el estado de forma, sino también la técnica y la habilidad sobre la bicicleta, ya que permite trabajar la capacidad de reacción y los reflejos, por lo que en situaciones reales de carrera, como las bajadas, al rodar en grupo o ante cualquier imprevisto, frenazo o caída, el ciclista reaccionará mucho mejor. Aunque muchos modelos están limitados a la hora de realizar determinados intervalos de fuerza, por no disponer de un regulador de resistencia, el rodillo de rulos es sin duda lo más parecido a ir por la carretera.

Los comentarios están cerrados.