Qué tipo de hipoteca me conviene según mi perfil

Cuando se piensa adquirir una vivienda, lo más habitual es que se necesite solicitar financiación a una entidad de crédito, por lo general en forma de hipoteca. Dado que existen distintos tipos de productos hipotecarios de muy diversas características, es conveniente estudiar qué tipo hipoteca se corresponde con el perfil de la persona, así como determinar si el futuro titular de la misma cumple con los requisitos que la entidad exige.

Que tipo de hipoteca me conviene segun mi perfil

Tipo de hipoteca según el perfil

Cuando se ha tomado la decisión de adquirir un bien inmueble y se plantea la opción de solicitar un préstamos hipotecario, es necesario tomar en cuenta que existen distintos tipos de hipotecas:

  • Préstamo hipotecario: en un préstamo hipotecario el desembolso de dinero se efectúa generalmente de una sola vez y los pagos se hacen mediante cuotas fijas periódicas previamente pactadas con la entidad financiera que comprenden el capital y los intereses.
  • Crédito hipotecario: en un crédito hipotecario se pone a disposición del hipotecado cierta cantidad máxima en cuenta de la que dispondrá de acuerdo a sus necesidades, de tal forma que se podrá pagar en mensualidades, o bien los pagos se pueden hacer de forma libre tomando como base los movimientos de la cuenta del usuario.

En función del tipo de interés podemos distinguir distintos tipos de hipoteca, adecuadas para distintos perfiles de usuarios:

  • Hipotecas a tipo de interés fijo: el tipo de interés no varía durante todo el plazo del préstamo o crédito hipotecario pactado. La cuota mensual no sube ni baja, permanece constante, por lo que se evitan subidas inesperadas en la cuota mensual, aunque tampoco se puede aprovechar la bajada de los tipos de interés. Se tiene un mayor control sobre los pagos que se deben hacer porque el tipo de interés no incrementará ni disminuirá. Las hipotecas a tipo de interés fijo suelen tener unas comisiones de cancelación muy caras, para evitar que el cliente pretenda renegociar las condiciones o efectuar una cancelación anticipada en caso de bajar considerablemente los tipos de mercado. Este tipo de hipotecas es recomendable para personas con un perfil conservador que tengan una buena cantidad de ingresos y ahorros, personas que quieren controlarlo todo desde el momento de la firma de la hipoteca.
  • Hipotecas a tipo de interés variable: las cuotas mensuales son constantes durante cada período de revisión, que suele ser semestral o anual, en donde se recalculará de acuerdo al tipo de referencia hipotecaria, para bien o para mal. Al revisarse el tipo de interés, que es variable y está sometido a las fluctuaciones de los tipos de interés, puede incrementar o disminuir el importe de la cuota mensual. Es la opción más común, ya que la mayoría de los créditos contratados se inclinan por este tipo de hipotecas, generalmente pactadas por personas que tienen un perfil de confianza en los mercados.
  • Hipotecas a tipo de interés mixto: se pueden pactar hipotecas que combinen las características de las hipotecas a tipo fijo y de las hipotecas a tipo variable, de tal manera que un porcentaje del interés variará de acuerdo a un índice de referencia y el restante será un interés fijo. Este tipo de hipotecas están enfocadas a sectores y personas concretas, como funcionarios, personal de aviación, empleados de grandes compañías o empleados de banca, ya que no se suelen comercializar a gran escala. También puede pactarse un tipo de interés fijo durante los primeros años y el resto del tiempo hasta su cancelación a tipo variable, lo que puede ser interesante para los jóvenes, para evitar sobresaltos durante los primeros años.

En definitiva, ya sea un préstamo o un crédito hipotecario, ya sea a tipo de interés fijo, variable o mixto, la decisión deberá tomarse buscando el producto hipotecario que más se adapte a las necesidades y circunstancias de cada persona.

Los comentarios están cerrados.