Qué consultar en el Registro de la Propiedad antes de comprar una casa

Cuando se pretende adquirir una vivienda, una vez seleccionada la propiedad y solucionada la financiación, es esencial acudir al Registro de la Propiedad correspondiente y conocer en qué situación registral se encuentra esa vivienda. Conocer de antemano si sobre ese inmueble que se va a adquirir pesa algún tipo de carga puede evitar muchos problemas, e incluso algunas de las anotaciones pueden desaconsejar la operación.

Que consultar en el Registro de la Propiedad antes de comprar una casa

Datos a consultar en el Registro de la Propiedad antes de comprar una vivienda

Para muchas personas, comprar una vivienda es una de las decisiones de índole econñomica más importantes de su vidas, por lo tanto es indispensable poner atención en los detalles que, aunque parezcan mínimos, podrían ocasionarnos un sinfín de problemas.

El Registro de la Propiedad es un archivo público y oficial donde se inscriben los actos y contratos relativos a la propiedad y otros derechos sobre los inmuebles. Por ello, antes de adquirir una vivienda es necesario acudir al Registro de la Propiedad que le corresponda y obtener una nota simple para conocer algunos datos sobre el inmueble, como por ejemplo:

  • Descripción: verificar que la calle, número y metros cuadrados coincidan con lo que le quiere vender el propietario. La vivienda que se desea adquirir debe coincidir con los datos que figuran en el Registro de la Propiedad para evitar comprar una vivienda que no es la que se eligió.
  • Titularidad: es necesario conocer si el número de titulares es el que ha declarado el vendedor. En caso de tratarse de un matrimonio o si se trata de varios hermanos, todos ellos deben firmar el contrato, ya que si alguno de ellos se niega a firmar, el comprador sería dueño sólo de una parte de la propiedad.
  • Cargas y gravámenes: con la nota simple se puede verificar que sobre la propiedad no pese una hipoteca o alguna situación jurídica comprometida, como un embargo o gravámenes pendientes de abonarse, como el IBI, ya que una vez transmitida la propiedad, las cargas también se transmiten al nuevo propietario.

Sobre una vivienda pueden pesar diversas situaciones comprometidas que pueden detectarse en el Registro de la Propiedad, como una hipoteca, ejecución hipotecaria, subvención del Estado que limita la transmisión, embargo, secuestro, prohibición de disponer, condición resolutoria, reserva de dominio, concurso de acreedores u otras servidumbres.

Es aconsejable también cerciorarse de que la vivienda no esté alquilada, ya que el nuevo propietario tendría que respetar los derechos de los inquilinos y si son de renta antigua la situación sería muy complicada para el comprador.

Si la propiedad es de nueva construcción es necesario verificar que el promotor cuente con una póliza aval, obligación para el promotor que supone una garantía adicional para los potenciales compradores. Los bancos y aseguradoras que ofrecen estos productos a las promotoras llevan a cabo un estudio de riesgo que aseguran, incluyendo un estudio de solvencia y previsiones económicas.

En caso de que al solicitar información en el Registro de la Propiedad se tengan dudas sobre los datos obtenidos, se puede solicitar el asesoramiento profesional del registrador e incluso un dictamen sobre la situación jurídica de la propiedad. Cuando el asesoramiento es verbal debe ser gratuito.

Los comentarios están cerrados.