Factores a tener en cuenta antes de contratar un préstamo hipotecario

Dado que usualmente la compra de una casa es la inversión más importante que realiza una persona y que la mayor parte del presupuesto familiar se dedica al pago de la hipoteca de la casa, es esencial examinar todas y cada una de las condiciones del préstamo hipotecario, ya que aspectos como el tipo de interés, los gastos de tasación y notaría, las comisiones o los servicios adicionales tendrán después un gran impacto sobre nuestro presupuesto.

Factores a tener en cuenta antes de contratar un prestamo hipotecario

Consejos para ahorrar al contratar una hipoteca

Contratar un préstamo hipotecario implica tomar decisiones sumamente importantes, ya que una hipoteca tiene un gran impacto en la economía domestica que puede traer quebrantos importantes si no se toma una decisión correcta. Por ese motivo debemos tomarnos el tiempo necesario para comparar entre las distintas alternativas y ofertas que existen en el mercado y conocer perfectamente cuáles son nuestras necesidades.

Aparte de la aportación inicial que podamos hacer para reducir el importe de capital que vamos a solicitar, para reducir así los intereses que se pagarán en la vida total del crédito, existen otras maneras de poder ahorrar al contratar una hipoteca:

  • Contratación de servicios adicionales: la mayoría de las entidades de crédito ofrecen contratar seguros para conceder el préstamo, es necesario contratar sólo aquellos que se adecúen mejor a las necesidades del solicitante y pedir al banco el nombre de sus proveedores de seguros para compararlos entre ellos y otras entidades de seguros para elegir la que sea más favorable.
  • Negociar la rebaja de la Tasa Anual Equivalente (TAE): la Tasa Anual Equivalente es un indicador anual que revela el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero, por lo que obtener una rebaja en el tipo de interés, la comisión por apertura, la comisión de cancelación o la comisión de subrogación de la hipoteca redundará en un menor coste del préstamo.
  • Gastos de tasación y notaría: al realizar el contrato de compra-venta la entidad de crédito requerirá la tasación del inmueble, el coste dependerá del tipo de la vivienda y de los metros cuadrados. El notario debe certificar el cambio de propiedad y sus honorarios dependen del precio de la propiedad. Se debe pagar por dos escrituras, la de compra-venta y la de la hipoteca.
  • Comisiones: el importe de la comisión de apertura se cobra cuando se firma el contrato, sin embargo es negociable. También se puede negociar con la entidad financiera el pago en cuotas parciales a lo largo de la vida del crédito. La comisión de cancelación o amortización anticipada se cobra cuando el cliente desee cancelar total o parcialmente la hipoteca antes de cumplirse el plazo, teniendo las comisiones de cancelación límites máximos. La comisión de subrogación se cobra cuando el cliente cambia la hipoteca de un banco a otro.
  • Cláusulas: deben revisarse las diversas cláusulas asociadas al préstamo, como cláusulas suelo, cláusulas asociadas al cambio de la situación del hipotecado o de la vivienda, cláusulas de flexibilidad como posponer una cuota o cláusulas específicas relativas a la forma de ejecutar y reclamar la hipoteca, los costes o el plazo.
  • Negociar para realizar cambios: cuando se encuentren cláusulas perjudiciales o incluso abusivas en el contrato que no se hayan acordado expresamente con anterioridad, se debe negociar con la entidad de crédito para que se realicen los cambios.

La mayoría de las entidades financieras ofrecen simuladores de crédito a través de Internet, e incluso existen comparadores online para diferentes entidades, por lo que no está de más hacer uso de ellos para elegir la oferta más favorable al solicitante.

Los comentarios están cerrados.