Desahucio

El término jurídico desahucio se utiliza como sinónimo de desalojo, cuando se procede a privar al inquilino de la posesión o uso de un inmueble mediante una resolución judicial por un incumplimiento contractual, como el impago de la renta. Así, una orden judicial de desahucio tiene como finalidad el desalojo de los inquilinos de una vivienda o local comercial.

Desahucio

Qué es un desahucio

Actualmente, con la crisis económica, el término deshaucio está muy en boga, tanto en las charlas y conversaciones cotidianas entre familiares, amigos y vecinos, como en las portadas de los periódicos y demás medios de comunicación.

Básicamente, el deshaucio es la acción mediante la cual se priva al inquilino de un bien inmueble de su uso y posesión, motivado por una resolución judicial. A su vez, dicha resolución judicial estará provocada por lo que la ley considera un incumplimiento del contrato de arrendamiento o adquisición por parte del inquilino, como puede ser la falta de pago de la renta o cualquier otra obligación contractual.

Concretamente entendemos por deshaucio, todos aquellos procedimientos judiciales destinados a desalojar a los inquilinos de una vivienda o local comercial. Este acto de desalojar físicamente a los habitantes de esa propiedad alquilada, se denomina lanzamiento. A la vista acuden el propietario de la vivienda o local comercial con su representación legal, y un cerrajero. En la práctica se trata de tomar posesión nuevamente de la vivienda propia, si es necesario, por la fuerza.

En ocasiones se aplica el denominado deshaucio express, que otorga una serie de ventajas para el propietario de una vivienda alquilada, básicamente sustentadas en los tiempos de acción contra el deudor. Por ejemplo, con el deshaucio express, el plazo que se le da al inquilino para que abandone la vivienda, desde la presentación de la demanda por parte del propietario, será de 15 días, frente a un mes de un deshaucio convencional. Si no se puede hacer entrega de la demanda por falta de pago al inquilino, éste será directamente citado en el Juzgado. Además, se elimina la demanda ejecutiva para hacer efectivo el deshaucio, y la misma sentencia fijará la fecha de lanzamiento.

La virulencia y masividad con que se han ejecutado los procedimientos de deshaucio en países en crisis, han motivado que se activen Servicios de Intermediación Hipotecaria, impulsados por los Ayuntamientos, y destinados a prestar apoyo a las personas con dificultades para afrontar el pago de los préstamos hipotecarios y que se encuentran en riesgo de desahucio de su domicilio habitual. Para ello, se facilita información y asesoramiento legal, y se lleva a cabo una intermediación entre la parte deudora y la entidad financiera.

Respecto a la alternativas al deshaucio, las principales soluciones ofrecidas para evitar el lanzamiento de la vivienda son acuerdo de refinanciación, acuerdo de carencia, dación en pago y suspensión del plazo procesal de lanzamiento, entre otras.

Los comentarios están cerrados.