Conceder o denegar una hipoteca

Dada la actual crisis económica que atraviesan las entidades financieras, los requisitos de solvencia exigidos para denegar o conceder una hipoteca se han endurecido notablemente, siendo los puntos clave para obtener o no un crédito la solvencia económica, el historial laboral o la edad, aunque las exigencias varían mucho entre distintas entidades e incluso entre oficinas de un mismo banco.

Conceder o denegar una hipoteca

Puntos clave para obtener o no un préstamo hipotecario

Varios factores, pero sobre todo, la coyuntura económica actual, han hecho que las exigencias y requisitos de bancos y cajas de ahorro a la hora de conceder un crédito hipotecario, hayan aumentado de manera significativa.

Este endurecimiento de las condiciones es una situación común en casi todas las entidades crediticias, pero las valoraciones para aceptar o denegar un crédito pueden variar de una entidad a otra.

Entre los requisitos que más cuentan al momento de evaluar la concesión de una hipoteca por parte del banco, están los siguientes:

  • Edad de los solicitantes: se suelen rechazar las concesiones a personas demasiado jóvenes (por posible inestabilidad laboral) y demasiado mayores (esperanza de vida reducida, disminución de ingresos y aumento de riesgos en los seguros ligados al crédito). Teniendo en cuenta que los bancos, por regla general conceden hipotecas a 40 años, tienen muy en cuenta que la edad del solicitante sumada a este plazo, no supere los 75 años. Cuando se trata de hipotecas superiores a 150.000 euros, las condiciones se endurecen.
  • Evaluación de la estabilidad laboral: mediante la solicitud de la vida laboral.
  • Extractos bancarios: a través de los cuales el banco evalúa las costumbres de gastos de los solicitantes. Detección de números rojos, compras e ingresos.
  • Morosidad: el banco mirará con lupa la posibilidad de que el usuario pueda estar en alguna lista de morosidad relacionada con créditos, cuentas, tarjetas o servicios públicos y privados.
  • Avalistas: el hecho de poder recurrir a avalistas solventes será de suma importancia para el banco, por lo que implica un requisito para el que los demandantes deberán prepararse. El hecho de hacer la petición en pareja está bien visto por las entidades, ya que en caso de imponderables habrá dos responsables, en vez de sólo uno.
  • Propiedades: se deberán presentar las escrituras de propiedad con el contrato de compraventa y recibo del pago de los impuestos. El banco necesitará comprobar qué puede embargar en caso de impago.
  • Stock de viviendas: es conveniente solicitar una hipoteca correspondiente a una vivienda de la entidad a la que se acude, no externa, ya que es un punto a favor para la concesión.

Los comentarios están cerrados.