Fotodepilación

La fotodepilación es un tipo de depilación que utiliza técnicas basadas en la luz para eliminar el vello. Actualmente existen en el mercado varios sistemas de fotodepilación, como la depilación laser, la fotodepilación mediante Luz Pulsada Intensa o fotodepilación LPI, y la fotodepilación por Luz Pulsada Intensa junto con radiofrecuencia, el tratamiento más novedoso hasta el momento.

Fotodepilacion

Qué es la fotodepilación

La fotodepilación es la eliminación del vello corporal utilizando la energía que emana de un haz de luz cuya energía es absorbida por la melanina del vello, que al transformarse en calor destruye el folículo piloso. La melanina es la sustancia que da color al vello y a la piel, por lo que las pieles obscuras deben tratarse de forma diferente a las pieles claras.

Existen tres tipos de fotodepilación, con diferencias significativas en cuanto a su técnica y resultados:

  • Depilación laser.
  • Fotodepilación mediante Luz Pulsada Intensa (LPI).
  • Fotodepilación por Luz Pulsada Intensa junto con radiofrecuencia.

Depilación laser

La depilación laser utiliza un haz de luz uniforme con una longitud de onda específica que no se dispersa y que emana una gran cantidad de calor directamente sobre el vello, logrando destruir su raíz. Dependiendo del tipo de láser, puede no ser aceptable para pieles oscuras.

Fotodepilación mediante Luz Pulsada Intensa (LPI)

La fotodepilación mediante Luz Pulsada Intensa (LPI) es un método más reciente. Emplea luz de diversas longitudes de onda que se dispersa en todas direcciones, haciéndolo más versátil que los aparatos de fotodepilación láser pues se adapta a un rango mayor de tonalidades de piel y vello. La luz es disparada desde una lámpara de xenón, a una distancia de entre 1 a 5 mm.

Con este método se consiguen los mismos resultados de la depilación láser, con menos dolor y daño dermatológico.

Fotodepilación por Luz Pulsada Intensa junto con radiofrecuencia

La fotodepilación por Luz Pulsada Intensa junto con radiofrecuencia es una variante del método anterior, y la más moderna de las técnicas de fotodepilación.

Combina la energía de la luz y de la radiofrecuencia, con lo que se consiguen mejores resultados, pues puede ser aplicado a todo tipo de piel y vello, desde los muy claros hasta los muy oscuros puesto que la radiofrecuencia actúa en donde la energía de la luz no hace efecto. Asimismo se evitan el enrojecimiento y las quemaduras, puesto que utiliza un haz de luz mucho menos potente, que es compensado con la radiofrecuencia.

De acuerdo a las estadísticas, la fotodepilación por luz pulsada con radiofrecuencia es menos agresiva que la depilación láser.

En cualquier caso, lo ideal es que un especialista, preferentemente un dermatólogo, aplique los tratamientos de fotodepilación para evitar quemaduras, enrojecimiento y manchas en la piel.

Los comentarios están cerrados.