Depilación laser

La depilación láser es un método de fotodepilación que utiliza el laser para transmitir energía lumínica al vello gracias a la melanina, transformándose en calor y destruyendo el bulbo piloso sin afectar a la piel. Se trata de un tratamiento eficaz, cómodo e indoloro, pero no está exento de riesgos, por lo que debe ser aplicado por personal cualificado.

Depilacion laser

Qué es la depilación láser

La depilación láser actúa a través de un haz de luz con una longitud de onda única que se desplaza en línea recta y cuya energía se transforma en calor que es absorbido un determinado color. Siendo el vello rico en melanina, se calienta hasta que se destruye su folículo sin lesionar la piel. Sin embargo el método no puede utilizarse en pieles oscuras ni en vellosidad clara.

Existen diferentes técnicas de depilación láser:

  • Laser rubí: sólo se aplica a pieles de tonalidad clara.
  • Laser Alejandrita: más adaptable.
  • Laser diodo: el más eficaz y moderno por poderse aplicar a distintas tonalidades de piel y vello.
  • Laser Neodimio-Yag: se puede usar en pieles oscuras, aunque con limitada eficacia.

Por su precisión, la depilación láser es uno de los métodos favoritos de millones de hombres y mujeres en la actualidad. Es también la mejor técnica para tratar con patologías caracterizadas por crecimiento excesivo del vello corporal.

El tratamiento varía de cuatro a ocho sesiones. Aunque los mejores resultados de la depilación láser se obtienen en la depilación de piernas, axilas e ingles, el método puede ser aplicado en cualquier parte del cuerpo.

Veamos algunos consejos para evitar o minimizar los efectos secundarios de la depilación láser:

  • No exponerse al sol 30 días previos y posteriores a la sesión de depilación láser.
  • Utilizar un factor de protección solar total.
  • No utilizar cremas autobronceadoras durante el tratamiento de depilación láser.
  • Evitar decolorar o depilar el vello de raíz durante el tratamiento.
  • Afeitar el vello de la zona a depilar de 5 a 7 días antes de la sesión.
  • Liberar la piel de cremas y desodorantes.
  • No utilizar geles anestésicos sin conocimiento de quien aplica el tratamiento.
  • Informar al especialista si se está bajo tratamiento médico.
  • Utilizar gel de Aloe Vera 4 días después de la sesión.
  • No tomar baños o duchas de agua caliente ni acudir a piscinas en las 48 horas después de la sesión.
  • Evitar desodorantes con alcohol.
  • El sudor puede irritar la zona depilada.

Los comentarios están cerrados.