Guía de compra de carritos de bebé

Los carritos de bebé o cochecitos de niño, son los vehículos que se usan para transportar a los bebés desde recién nacidos hasta los 4 años, cuando el niño ya camina. Existe diversos tipos de carritos de bebés, apropiados para todas los gustos y necesidades, como los carritos de bebé clásicos, las sillas de paseo, carritos polivalentes, carritos 3 en 1, carritos gemelares, carritos todoterreno y carritos bebé de tres ruedas para correr.

Guia de compra de carritos de bebe

Consejos para comprar carritos de bebé

Un carrito de bebé es, en pocas palabras, un medio de transportar a los bebés en una posición cómoda y segura. El bebé, según su edad, puede ir acostado, reclinado o sentado, y se fabrican con muy diferentes características. Algunas son ajustables según la edad y tamaño del bebé.

Iniciar la búsqueda de un carrito de bebé es lanzarse a toda una aventura, ya que existe en el mercado una enorme variedad de modelos, tamaños, estilos, calidades, materiales y funciones.

Por ello, antes de iniciar la búsqueda, lo principal es establecer las necesidades que tenemos para mover al bebé, el tipo de seguridad requerida, las características de la zona por donde se paseará, etc. Algunos modelos permiten incluso trotar o correr mientras se pasea al bebé.

Una de las principales características que hay que verificar es la seguridad que ofrecen los carritos de bebé:

  • Estabilidad: existen de 3 y 4 ruedas, que deben formar una base más ancha que el asiento o lugar donde se colocará al bebé. También debe existir una cierta proporción ancho-alto, para evitar que se vuelque con facilidad al moverse el bebé, sobre todo cuando ya es mayorcito.
  • Correas: debe disponer de correas de seguridad y hebillas resistentes, ajustables y bien colocadas.
  • Resistente: debe contar con una construcción sólida y en el caso de los carritos de bebé plegables, que las partes articuladas cuenten con piezas resistentes y de calidad, además de contar con un sistema de plegado seguro, que no vaya a cerrarse o desarmarse estando el bebé en él.

Según su uso podemos distinguir diferentes tipos de carritos de bebé:

  • Carritos para uso urbano: para uso en la ciudad los carritos de bebé deben ser fáciles de conducir, de tamaño no demasiado grande para un fácil acceso en cualquier sitio, y que no resulte pesado para subirlo y bajarlo de las aceras. Generalmente son plegables y cuentan con accesorios como capota, sombrilla para el sol, cubierta de plástico para la lluvia, bolsa o rejilla inferior. Si la cuna es desmontable podremos utilizarla como capazo provisional.
  • Carritos todoterreno: en entornos rurales o semiurbanos, deben tener ruedas grandes y resistentes, así como suspensión para amortiguar el golpeteo al conducirlo por áreas irregulares, senderos pedregosos, etc. Generalmente son de tres ruedas.
  • Carritos plegables: los carritos de bebé plegables son ideales para cuando se vive en pisos superiores, para viajar, llevarlo en el auto, etc.
  • Carritos polivalentes: son carritos de bebés transformables que consisten en un chasis, una cuna y una silla desmontables, que se pueden emplear como carrito de bebé y silla de paseo. Algunos modelos, denominados carritos 3 en 1, sirven además como silla de auto, estando formado el conjunto por un capazo (0-6 meses), una silla de paseo (a partir de 6 meses) y una silla de coche grupo 0+ homologada (0-18 meses), junto con un chasis en el que se montan los distintos elementos. Generalmente el carrito de bebé puede utilizarse como capazo portabebé.
  • Carritos para correr: son carritos deportivos diseñados para que la persona que empuja el carrito pueda correr, por lo que llevan suspensión, ruedas y frenos sobredimensionados. Suelen ser de tres ruedas.
  • Carritos de 2 plazas o carritos gemelares: son carritos de bebé diseñados para transportar 2 niños, que pueden ir uno al lado del otro o en fila. Existen también sillas de paseo dobles.
  • Sillas de paseo: son para niños a partir de 6 meses, donde el bebé va sentado en el sentido de la marcha. Constan de una sillita y un chasis con tres o cuatro ruedas, y normalmente cuentan con un sistema de plegado tipo paraguas. Es recomendable que la sillita sea reclinable, de manera que el bebé pueda descansar como en la cuna. Suelen incorporar diversos accesorios, como capota protectora, burbuja de lluvia, saco cubre-pies o cestilla.

Los comentarios están cerrados.