Carritos de bebé clásicos

Los carritos de bebé clásicos o cochecitos de niño clásicos, son carritos para bebés desde recién nacidos hasta 6 meses, donde el bebé va tumbado frente a la persona que empuja el carrito. Los carritos de bebé clásicos consisten en una cuna que se fija sobre un chasis con cuatro ruedas. Generalmente son plegables y cuentan con accesorios como capota, sombrilla para el sol, cubierta de plástico para la lluvia, bolsa o rejilla inferior.

Carritos de bebe clasicos

Características de los carritos de bebé clásicos

Se le llama carrito de bebé clásico, convencional o inglesina, a aquel carrito que ofrece la posibilidad de llevar al bebé en posición completamente horizontal, es decir acostado de frente a la persona que lleva el carrito. Son carritos para bebés desde recién nacidos hasta 6 meses, donde el bebé va tumbado frente a la persona que empuja el carrito.

Los carritos de bebé clásicos normalmente consisten en una cuna que se fija sobre un chasis con 4 ruedas, generalmente altas, sobre el cual se coloca el capazo o portabebé. Suelen contar con la llamada burbuja o capota, que protege al bebé del sol y el viento. Generalmente son plegables.

Además, pueden incluir otros accesorios, como cestas portaobjetos, cubierta de plástico transparente para la lluvia, mosquitero, sombrilla para el sol, rejilla inferior, bolso y otros más. Si la cuna es desmontable podremos utilizarla como capazo provisional.

Los carritos de bebé clásicos, como todo en este mundo, tienen sus ventajas y sus desventajas. Entre sus principales ventajas destacan las siguientes:

  • Son ideales para transportar a los bebés muy pequeños, de manera muy confortable ya que generalmente cuentan con una suspensión que amortigua las irregularidades del terreno.
  • Son fácilmente manejables, sobre todo si cuentan con ruedas altas.
  • Resultan muy prácticos para atender al bebé, ya que quedan a una altura muy accesible, por lo que no hay necesidad de agacharse tanto como es el caso de otros tipos de carritos.
  • Suelen ser seguros, ya que generalmente disponen de suspensión, frenos, ruedas grandes y estables y chasis pesado.

Como desventajas principales de los carritos de bebé clásicos podemos citar las siguientes:

  • Resultan un tanto aparatosos y pesados.
  • Son poco prácticos para llevarlos en el automóvil.
  • Son costosos.
  • Sólo se usan durante una corta etapa, ya que después de los 6 meses, los bebés prefieren ir ya un poco más incorporados y es necesario adquirir un nuevo carrito más apropiado.

Por estos motivos, los carritos clásicos o convencionales han ido cayendo en desuso. Hoy en día los cochecitos de niño se utilizan muy raramente, siendo grandes y costosos en comparación con los sistemas polivalentes, aunque también existen modelos plegables ligeros con poca o ninguna amortiguación, que una vez plegados ocupan poco espacio, lo cual los hace aptos para los viajes y más funcionales.

El carrito de bebé clásico es el predecesor de los sistemas polivalentes actuales, modelos prácticos y funcionales que conservan la facilidad de llevar acostado al recién nacido en un capazo que se ajusta al chasis, pero que se puede retirar cuando el bebé crece, y se sustituye por una silla de paseo sobre el mismo chasis. A estos carritos de bebé se les llama polivalentes. Tambien existen los llamados carritos 3 en 1, que incorporan además, una silla para el automóvil.

Los comentarios están cerrados.