Flash

Un flash fotográfico o destello fotográfico, es un dispositivo de funcionamiento químico o electrónico, que actúa como fuente artificial de luz para iluminar escenas en fotografía o atenuar sombras, para lo cual genera una luz intensa y dura, generalmente de poco alcance.

Flash

Qué es un flash fotográfico

Se define al flash fotográfico como un destello de luz fuerte y dura, que sirve para iluminar intensamente el escenario en el que se toma la fotografía.

Muchas cámaras actuales cuentan con flash electrónico incorporado con lámpara de xenón, que se activa automáticamente cuando es necesario, produciendo una descarga de la electricidad acumulada en un condensador. El condensador se recarga y cuando está listo se produce el disparo instantáneo, en concordancia con la apertura del obturador.

Otro tipo de flash, que es actualmente poco utilizado, es el de lámpara. Este flash está compuesto por filamentos mecánicos dentro de una ampolla de vidrio, que se encienden en el momento del disparo. Este flash exige la reposición de la lámpara después de cada destello.

El alcance del flash depende tanto del diafragma como de la sensibilidad de la película, y generalmente se indica mediante el número guía.

Cabe destacar que, aunque en general los flashes tienen poco alcance, en torno a 2 metros, los más potentes pueden tener un alcance de hasta 75 metros con su destello de luz. Pero la distancia de alcance del flash no se asemeja a la velocidad del disparo, y de hecho, los flashes más rápidos en destellar prescinden de mucho brillo, ya que los condensadores no alcanzan a cargar por completo.

Los primeros flashes datan del siglo pasado, y estaban fabricados a partir de sustancias químicas tales como el magnesio y el clorato potásico.

Cuando se trata de atenuar las sombras que se producen por la luz ambiente sobre el objeto a fotografiar, se usa el flash de relleno.

Aunque en muchas ocasiones no se tenga en cuenta, el propio flash también produce sombras, por lo que muchas veces se usan difusores con el fin de suavizar la luz proyectada por el flash sobre el objeto a fotografiar.

En las fotos nocturnas es bastante común que el corto alcance del flash resalte el objeto fotografiado y deje el fondo sumamente oscuro. Esto se soluciona con una sincronización lenta del obturador, dejándolo abierto por más tiempo, a fin de que el destello alcance la totalidad del espacio fotografiado.

Algunos modelos cuentan con flash previo o predestello, un disparo del flash previo a la apertura del obturador de la cámara, que se emplea generalmente para que el sujeto fotografiado reaccione al predestello cerrando los ojos, evitando así el llamado efecto ojos rojos.

Por otro lado, existen también los flashes múltiples, que se caracterizan por lanzar más de un haz de luz, y suelen usarse para que las imágenes no queden descompensadas de luz cuando hay movimiento.

Los comentarios están cerrados.