Casco de ciclista

El casco de ciclista es cada vez más utilizado por los usuarios de bicicletas, tanto por la protección que ofrece para evitar lesiones en la cabeza, como por las normas legales vigentes en diferentes países que obligan a utilizarlo. Para elegir un casco de ciclismo debemos considerar varias cuestiones, ya que debe ser ligero, resistente, aerodinámico, cómodo, muy ventilado para evitar la sudoración excesiva y por supuesto debe estar homologado.

Casco de ciclista

Características de los cascos de ciclista

El casco de ciclista ha sido específicamente diseñado para la protección de la cabeza del ciclista durante la práctica del ciclismo, aunque también suele utilizarse para otros deportes como el patinaje. Según estudios realizados por especialistas, el uso del casco de ciclismo puede reducir hasta en un 85% el riesgo de sufrir lesiones graves en la cabeza durante algún accidente, ya sean golpes, raspones u otro tipo de heridas.

En los últimos años ha aumentado considerablemente el uso del casco de ciclista, tanto por convicción como por la reglamentación que se ha implementado en diferentes países. Estas medidas que hacen obligatorio el uso del casco son bastante controvertidas, debido a que este tipo de disposiciones pueden desalentar el uso de la bicicleta, sobre todo en condiciones de temperaturas extremas y otras condiciones especiales.

Algunos grupos contrarios a la obligatoriedad del casco ciclista argumentan diferentes razones, como por ejemplo el hecho de que al menos para ciclismo urbano sería más conveniente educar a la población para el ciclismo que el uso del casco, ya que el casco está diseñado únicamente para accidentes donde no se involucran otros vehículos.

En los últimos años el casco de ciclismo ha tenido una importante evolución técnica. Están fabricados principalmente de poliestireno expandido, una espuma rígida que es la que ofrece la principal protección. En términos generales el casco de ciclismo absorbe el impacto en un determinado punto y lo distribuye en un área craneal más amplia.

La cubierta exterior más que protección sirve para favorecer el deslizamiento al momento del impacto. Respecto a la carcasa, hoy en día casi no existen los cascos sin carcasa, principalmente se fabrican cascos de carcasa micro/suave y de carcasa dura.

El casco de ciclista debe ser ligero y bien ventilado para proporcionar protección y comodidad durante el ejercicio. Además, en la mayoría de países se requiere que el casco cuente con características de homologación, las cuales se especifican en una etiqueta estandarizada. Sobra decir que el casco debe asentar y ajustar perfectamente para que cumpla adecuadamente su cometido.

No debe olvidarse que si el casco muestra signos de deterioro, una vez transcurridos 5 años desde su fabricación o después de un accidente aunque no muestre daños, el casco debe ser cambiado por uno nuevo, para una mayor garantía de protección.