Bicicletas eléctricas de reparto

Una bicicleta eléctrica de reparto es una bicicleta de reparto a la que se ha incorporado un motor eléctrico impulsado a batería que ayuda a avanzar al ciclista. Dado que uno de los inconvenientes de las bicicletas de reparto convencionales es que requieren un gran esfuerzo muscular, sobre todo en áreas con pendientes pronunciadas, la bicicleta eléctrica de reparto resulta de gran utilidad, ya que permite al repartidor mantenerse más fresco y descansado.

Bicicletas electricas de reparto

Características de las bicicletas eléctricas de reparto

En muchas ciudades se está tratando de adoptar medidas que incentiven la adopción de medios de transporte más compactos y menos contaminantes. Por otro lado, el número de negocios y empresas que ofrecen servicio de reparto es cada vez mayor, lo que puede en determinado momento incrementar el número de vehículos en circulación.

La motocicleta o el ciclomotor pudiera parecer una buena opción, más compacta y económica que un automóvil, pero además de la contaminación por combustión, este vehículo presenta el problema de la contaminación auditiva. Además, la motocicleta requiere seguro, matrícula y licencia/carnet de conductor, casco de seguridad y no puede circular por los carriles destinados a los ciclistas.

La bicicleta eléctrica de reparto ofrece múltiples ventajas tanto a la empresa como al repartidor que la utiliza:

  • Como vehículos de trabajo, las bicicletas eléctricas son una gran solución para recorridos cortos.
  • El usuario elige si desea usar el motor o simplemente pedalear. Esto, en climas calurosos o recorridos difíciles o largos, permite al repartidor mantenerse más fresco y descansado, lo que le permite un mejor desempeño y rendimiento además de evitarle llegar sudando a su destino.
  • El costo de mantenimiento es reducido.
  • Se recargan fácilmente, tan solo conectándose a un enchufe eléctrico común. Algunos modelos disponen de frenada regenerativa, que aprovecha la inercia de las frenadas y bajadas para recargar la batería.
  • Para flotillas de reparto, las primas de las aseguradoras resultan menos costosas debido a que las bicicletas eléctricas de reparto no se incluyen entre los vehículos de alto riesgo, como sucede con los motociclistas.
  • Las bicicletas eléctricas no causan pago de impuestos ni matrícula.
  • En muchas partes los ciclistas pueden circular por todo tipo de vías, ya sean peatonales o exclusivas para ciclistas.
  • Las bicicletas eléctricas de reparto no requieren de gasolina ni aceite.

Diversos modelos de bicicletas eléctricas permiten el empleo de canastillas, cajas, valijas y otros accesorios adecuados para diferentes tipos de reparto. Esto es motivo suficiente para que importantes compañías de paquetería y mensajería, así como numerosos restaurantes y negocios con reparto a domicilio las están empleando exitosamente. Incluso existen diseños tipo triciclo o con cabina para el conductor y su mercancía.

Los comentarios están cerrados.