Aplicaciones de las bicicletas eléctricas

Hoy en día, las bicicletas eléctricas están desempeñando en todo el mundo un importante papel como medio de transporte alternativo para recorridos inferiores a 30 km. La bicicleta eléctrica ya ha demostrado su validez como alternativa de transporte ecológica, ya que permite desplazarse por la ciudad sin generar ruidos ni humos procedentes de motores de combustión, por lo que su uso está creciendo de forma muy importante.

Aplicaciones de las bicicletas electricas

Usos de las bicicletas eléctricas

Una de las mejores alternativas para los medios convencionales de transporte es la bicicleta eléctrica. Resulta ideal como medio de transporte alternativo para recorridos de distancias inferiores a 30 km, que no son tan largos como para ir en coche pero que caminarlos llevaría más tiempo del que se dispone habitualmente.

Una de las principales ventajas del uso de la bicicleta eléctrica es que es un medio de transporte no contaminante, ya que permiten desplazarse por la ciudad sin generar ruidos ni humos procedentes de motores de combustión.

Para maniobrar en zonas de intenso tráfico y vialidad problemática, las bicicletas eléctricas son una excelente opción, ya que el uso de estas bicicletas permite el pedaleo pero de manera más ligera, puesto que es asistido por el motor eléctrico. De esta manera resultan ideales para ir al trabajo o a cualquier sitio sin necesidad de llegar sudando y tener que ducharse después de recorrer el trayecto pedaleando.

Existen diferentes tipos de bicicleta eléctrica, en algunas de las cuales puede elegirse el uso del motor ya sea solo o asistido por pedaleo. También existen aquellas que permiten apagar el motor y usarlas como bicicleta convencional solamente de pedaleo. Existen modelos muy avanzados en los que el motor eléctrico puede quedar tan oculto que nadie notará a simple vista que se trata de una bicicleta eléctrica.

Cabe hacer notar que existen todo tipo de bicicletas eléctricas, desde modelos de carretera hasta modelos de montaña, así como modelos cruiser, urbanos, plegables, reclinados, etc. Algunos modelos son más potentes y pueden desarrollar una mayor velocidad, por lo que en ese caso hay que poner atención a la reglamentación de tráfico al respecto.

Las bicicletas eléctricas no requieren licencia o carnet de conductor, por lo que se les permite circular en los carriles destinados a los ciclistas, lo que no sucede con las motos. Esto siempre y cuando la potencia del vehículo no exceda de ciertos límites ya se podría considerar como motocicleta en algunos reglamentos de tránsito.

Las bicicletas eléctricas no sólo se emplean para transporte personal, sino que también se utilizan exitosamente en servicios profesionales, como por ejemplo servicios de mensajería, reparto y entregas rápidas en áreas urbanas o cercanías.

Existen innovadores modelos de bicicletas eléctricas en los que se incorporan ordenadores de control que pueden enlazarse al smartphone para efectuar diferentes funciones, como trazado de rutas, localización de recorridos o control de carga de la batería, entre otros.

Los comentarios están cerrados.