Cama dura o blanda

A la hora de elegir entre cama dura o blanda, debemos tener en cuenta que la firmeza del colchón es un factor de gran relevancia en el dolor de espalda, una de las dolencias más extendidas hoy en día. Aunque tradicionalmente se ha pensado que una cama dura contribuye a combatir el dolor de espalda, e incluso algunos traumatólogos siguen recomendando su uso, actualmente los expertos recomiendan un colchón de firmeza intermedia, ni blando ni duro.

Cama dura o blanda

Cama dura o blanda

Una de las necesidades primordiales del cuerpo humano es descansar ya que, cuanto más profundo y sin interrupciones sea el descanso, mayor será el efecto reparador y renovador del sueño.

Una de las causas que impiden tener un sueño de calidad interrupiendo la fase REM (Rapid Eye Movement) del sueño, es la presión que ejerce la superficie de descanso sobre nuestro cuerpo, hasta el punto de obligarnos a cambiar de postura una y otra vez. Ese cambio de postura provoca un microdespertar que nos hace salir de la fase de sueño profundo.

Algunos materiales de gran adaptabilidad, como la espuma viscoelástica, reduce en gran medida la presión de la superficie de descanso sobre el cuerpo, permitiendo mantenerse más tiempo en la fase óptima del descanso.

Decidir si debemos dormir en una cama dura o blanda es un gran interrogante, sobre todo cuando hay problemas de sueño o de dolor de espalda entre otros.

Según los especialistas, debemos dormir en un colchón que ofrezca el soporte adecuado a las diferentes partes del cuerpo, por lo que no se trata simplemente de dormir en un colchón plano y duro. Los especialistas en descanso han comprobado que el colchón óptimo para descansar no debe ser ni duro ni blando. Lo recomendable es que el grado de dureza y flexibilidad sea graduado conforme a cada zona corporal.

Un colchón uniformemente duro puede causar dolor y rigidez de la espalda y la cintura. Por el contrario, uno demasiado blando puede ser el causante de exceso de tensión de los músculos de la espalda.

Dormir en un colchón que ha perdido su forma y firmeza por el uso se ve reflejado en un descanso inadecuado, lo que puede causar fatiga, pérdida de la capacidad de concentración, problemas de memoria, dolores musculares o articulares, ansiedad, agresividad, depresión y algunos otros.

Esto es muy frecuente que ocurra, ya que es habitual que un colchón se use durante más de 10 años, siendo lo recomendable reemplazarlo cada 8 años o antes si se presentan deformaciones, pérdida de firmeza o cualquier otro problema.

Inclinarse por un colchón demasiado suave no es recomendado por los especialistas, ya que el mismo peso del cuerpo lo hunde de manera que el cuerpo no recibe el soporte necesario para que la columna vertebral quede alineada en forma natural. Además, los colchones demasiado blandos se deforman rápidamente, por lo que no resultan durables.

Un colchón demasiado duro tampoco se recomienda porque no se amolda adecuadamente a la forma del cuerpo, especialmente de la espalda. A las personas que duermen sobre el costado también les puede resultar incómodo, ya que la cadera ejercerá más presión sobre el colchón.

A las personas que gustan de una sensación de suavidad en el colchón los especialistas les sugieren dormir en un colchón con núcleo de firmeza media y con un acolchado superficial más suave. La calidad del acolchado es importante, ya que a mayor calidad, ofrecerá mayor duración en sus características. Un acolchado de baja calidad se apelmaza rápidamente con el uso.

En términos generales se dice que un colchón más duro es adecuado para las personas que duermen boca abajo, y los más suaves para dormir sobre la espalda.

Respecto al dolor de espalda, una de las dolencias más extendidas hoy en día, aunque tradicionalmente se ha pensado que una cama dura contribuye a combatir el dolor de espalda, e incluso algunos traumatólogos siguen recomendando su uso, actualmente los expertos recomiendan un colchón de firmeza intermedia, ni blando ni duro.

Elegir el grado de firmeza adecuado en un colchón es un asunto que debe ser estudiado detenidamente, ya que en él pasaremos aproximadamente la tercera parte de nuestra vida y se usará durante varios años.

Artículos en la categoría "Sistemas de descanso"

  1. Consejos para dormir bien
  2. Tipos de colchones
  3. Guía de compra colchones
  4. Colchones viscoelásticos
  5. Guía de compra colchones viscoelásticos
  6. Colchones viscolátex
  7. Topper de viscoelástica
  8. Tipos de espuma viscoelástica
  9. Colchón viscoelástico para bebés
  10. Composición de un colchón viscoelástico
  11. Espuma viscoelástica
  12. Tipos de almohadas
  13. Almohada viscoelástica
  14. Mantenimiento de la cama
  15. Tipos de camas
  16. Cama dura o blanda
  17. Camas articuladas
  18. Camas eléctricas
  19. Futón
  20. Tipos de somier
  21. Somier articulado
  22. Edredón nórdico

Los comentarios están cerrados