Sillas de taller

Las sillas de taller son un tipo de sillas concebidas para su utilización intensiva en puestos de trabajo de taller, tanto en un entorno industrial como en el ámbito doméstico de un taller de bricolaje. Las sillas de taller deben facilitar una posición ergonómica y ser confortables, para trabajar lo más cómodamente posible y evitar dolores lumbares, lesiones de espalda y problemas circulatorios en las piernas.

Sillas de taller

Características de las sillas de taller

Las sillas de taller deben facilitar una posición ergonómica y ser confortables, ya que están pensadas para un uso intensivo en puestos de trabajo de taller, tanto en un entorno industrial como en el ámbito doméstico de un taller de bricolaje, por lo que deben permitir trabajar lo más cómodamente posible para evitar dolores lumbares, lesiones de espalda y problemas circulatorios en las piernas.

Ciertamente al trabajo no se va a descansar, pero la comodidad para que cada quien desarrolle las actividades que le corresponden de una manera más eficiente son de gran importancia.

Las condiciones de incomodidad pueden incrementar los niveles de estrés así como disminuir la capacidad de concentración, lo que puede ocasionar un bajo rendimiento así como un aumento de riesgos de accidentes, sobre todo en el caso del manejo de maquinaria o herramientas.

Por estos motivos, es de suma importancia poner especial atención al equipar las plantas de producción, talleres, laboratorios y otros tipos de industrias donde se requiera algún tipo de silla de taller para los operarios.

Las sillas de taller adecuadas favorecen la prevención de enfermedades circulatorias en las piernas, así como de problemas en la zona de los hombros, lumbar y espalda, así se trate de sillas con o sin respaldo.

Existen numerosos modelos de sillas de taller para adecuarse a las diferentes necesidades del trabajador y su puesto. Algunas de las características principales que deben considerarse son:

  • Debe poseer características ergonómicas que permitan una postura correcta y natural, sin necesidad de realizar esfuerzos para mantenerla.
  • El asiento debe tener una forma un tanto curva o ser totalmente circular para que no se vea interrumpida la circulación de las piernas del usuario.
  • Debe permitir apoyar los pies, ya sea en el suelo o en un soporte especialmente diseñado, en caso de tratarse de sillas altas.
  • Es aconsejable una base circular o tipo estrella de 5 patas, para ofrecer completa estabilidad, ya sea fija, giratoria o con ruedas.

Las sillas de taller pueden clasificarse en dos grandes grupos:

  • Taburete industrial o banqueta: asiento sin brazos ni respaldo, o con respaldo bajo y estrecho. Suelen tener ajuste en altura, y pueden ser fijos o con ruedas. Los taburetes altos sirven para puestos de trabajo semisentados, donde la persona se ha de levantar continuamente de la silla, mientras que los taburetes convencionales son adecuados para puestos de trabajo en los que la persona no se suele levantar de su puesto.
  • Silla de taller: son asientos con respaldo, y pueden ser fijas o con ruedas, así como con o sin reposabrazos. Para puestos superiores a media jornada o de jornada completa, es imprescindible que disponga de ajustes ergonómicos.

Uno de los factores a tener en cuenta antes de elegir una silla de taller es el entorno de trabajo:

  • En un entorno de trabajo sucio, como talleres de soldadura, mecanismos, grasas, embotellados, liquidos, etc. conviene que sean de plástico, debido a su comportamiento extraordinario de no absorción y sencilla limpieza.
  • En un entorno limpio, como talleres de costura, cadenas de producción eléctrica, componentes pequeños o laboratorios puede ser tapizada.
  • En un entorno ultra-limpio, como plantas de envasado, alimentación o industrias de ciertos sectores tecnológicos, en los que se precise la ausencia de ácaros, polvo o bacterias, no puede ser tapizada, ya que podría acumular suciedad, por lo que conviene que sea de plástico o elastómero.

Algunas sillas de taller son muy simples, pero otras cuentan con diversas características avanzadas, como sistema de elevación a gas, asientos antideslizantes, tapones antiderrapantes en las patas, asientos moldeados o recubrimiento antiderrapante.

Los materiales de construcción de las sillas de taller pueden ser de diversos tipos, entre los que destacan el acero o nylon para las bases, elastómeros y otros materiales para los asientos, y caucho para las ruedas.

Artículos en la categoría "Sillas de oficina"

  1. Tipos de sillas de oficina
  2. Guía de compra silla de oficina
  3. Ergonomía en las sillas de oficina
  4. Sillas de oficina cantilever
  5. Sillas de oficina con ruedas
  6. Sillas de oficina de descanso
  7. Sillas de oficina de dirección
  8. Sillón de oficina
  9. Sillas de oficina de gravedad cero
  10. Sillas de oficina ergonómicas
  11. Silla ergonómica activa Spinalis
  12. Ergonomía para mega-usuarios de ordenador
  13. Sillas de oficina de diseño
  14. Sillas de oficina de trabajo
  15. Sillas de oficina para juntas
  16. Sillas de oficina para reuniones
  17. Sillas de oficina plegables
  18. Sillas de oficina tipo baquet
  19. Sillas de ordenador
  20. Sillas de oficina para invitados
  21. Sillas para salas de espera
  22. Sofás para oficinas
  23. Sillas de taller
  24. Sillas de oficina para uso doméstico

Los comentarios están cerrados