Centro de planchado

Un centro de planchado, también llamado estación de planchado o sistema de planchado, es una plancha de vapor que dispone de un depósito de agua independiente en el que se genera vapor. Los centros de planchado presentan dos grandes ventajas en comparación con las planchas de vapor convencionales: la plancha es más ligera y más fácil de manejar, ya que no incluye el agua, y el depósito de agua se puede rellenar en cualquier momento.

Centro de planchado

Características de los centros de planchado

Un centro de planchado consiste en una plancha que cuenta con un gran depósito de agua independiente de la plancha. Este depósito cuenta con una caldera que genera un suministro constante y uniforme de vapor a la plancha, a la que está conectado por medio de un tubo flexible. No genera presión y puede ser rellenado en cualquier momento.

Así pues, un centro de planchado o estación de planchado al vapor, es básicamente un conjunto formado por una plancha de ropa y un generador de vapor independiente, que incluye el depósito de agua.

Como ventajas de los centros de planchado sobre las planchas de vapor convencionales podemos citar las siguientes:

  • La plancha del centro de planchado resulta mucho más ligera, ya que no contiene agua, lo que da como resultado una mayor facilidad de manejo.
  • Por su tamaño, el depósito lleno rinde para una gran cantidad de piezas planchadas, a diferencia de la plancha de vapor convencional, con la que es necesario detener la labor con regularidad para rellenar el depósito, cuya capacidad máxima, dependiendo de la marca, rara vez es mayor de medio litro.
  • El depósito no contiene agua a presión, por lo que puede ser rellenado en cualquier momento.
  • Son capaces de generar más vapor que una plancha convencional, lo que facilita la tarea de planchado.

Entre las desventajas de los centros de planchado encontramos las siguientes:

  • Los centros de planchado tardan más en calentarse que una plancha convencional, por lo que tardan más desde que se enchufan hasta que se pueden empezar a utilizar.
  • Su precio es más elevado.
  • Ocupan más espacio.

La suela de la plancha puede ser de aluminio, acero inoxidable o materiales cerámicos. La de aluminio no desliza con tanta facilidad como la de acero inoxidable. Las que cuenta con recubrimientos cerámicos o antiadherentes proporcionan un mejor deslizamiento y protección de la ropa.

Los centros de planchado necesitan menor temperatura para planchar, puesto que el planchado no se produce por temperatura sino por vapor, lo que ofrece un acabado superior al de una plancha convencional. Además, al trabajar a menor temperatura se elimina la posibilidad de que aparezcan brillos en las prendas de colores más oscuros.

Un centro de planchado permite disponer de vapor en cualquier posición, lo que nos permite hacer trabajos como planchar las cortinas en vertical sin necesidad de descolgarlas, o retocar en posición vertical camisas, chaquetas o vestidos.

Los resultados que ofrece el centro de planchado son excelentes, ya que el flujo constante y abundante de vapor y la ligereza de la plancha compensa su mayor precio. A pesar de que tarda un poco más en calentar que una plancha convencional, permite planchar un mayor número de prendas en un menor tiempo, lo que implica un menor esfuerzo y también un considerable ahorro en energía eléctrica, por lo que son apropiadas para aquellos usuarios que planchan grandes cantidades de ropa.

Artículos en la categoría "Planchas de ropa"

  1. Plancha de vapor
  2. Centro de planchado
  3. Robot de planchado
  4. Robot de limpieza a vapor con plancha
  5. Supersteam de Saivod

Los comentarios están cerrados