Maletas de cabina

En los viajes en avión, se denomina equipaje de mano a los bultos que pueden viajar con el pasajero en la cabina del avión. Por lo general se permite llevar como equipaje de mano una maleta de cabina o maleta de mano que no supere los 10 kg de peso, con unas dimensiones máximas de 55x45x25 cm (se recomienda consultar previamente con la compañía aérea). Si el equipaje de mano está fuera de las normas deberá ser facturado y viajar en bodega con un posible cargo adicional.

Maletas de cabina

Características de las maletas de cabina

En los viajes en avión, además del equipaje facturado se permite que el pasajero lleve como equipaje de mano determinados objetos de poco peso y volumen, como pueden ser un bolso de mano, cámara de fotos, prendas de vestir, etc. siempre que no sobrepasen ciertas dimensiones o peso, que suelen estar indicados en el billete.

Las maletas de cabina, que por su tamaño no hace falta facturar, están diseñadas siguiendo los criterios de las compañías aéreas, para caber en los compartimentos superiores del avión y que el viajero pueda levantarla e introducirla en ellos sin ayuda.

Normalmente los límites de peso oscilan entre 8 y 10 kg y las dimensiones en torno a 55x45x25 cm (asas, bolsillos y ruedas incluidas), aunque las compañías low cost suelen permitir medidas aún más pequeñas de 55x40x20 cm, con un peso de 6 a 10 kg. Aunque las maletas de cabina suelen cumplir las recomendaciones de la IATA para poder llevarse en la cabina del avión, conviene consultar previamente con la compañía aérea las limitaciones de dimensiones, pesos y bultos, tanto en el equipaje facturado como en el de mano. El equipaje que supere estas dimensiones deberá ser facturado.

Las maletas de cabina suelen llevar ruedas (2 o 4) y por lo general son del tipo denominado trolley, ya que cuentan con un asa o asidero desplegable que facilita su traslado, por lo que resultan muy cómodas para desplazarse por aeropuertos, estaciones de tren, etc. Pueden ser de muchos tipos: blandas, rígidas, para ordenador portátil, infantiles, expandibles, tipo maletín, etc. Suelen llevar candado TSA integrado para viajar a EE.UU.

Una de las ventajas de viajar con una maleta de cabina es que no hay que facturar el equipaje, por lo que el pasajero no debe acudir al mostrador de facturación de la compañía aérea. Además, si solo se lleva equipaje de mano, muchas compañías permiten hacer el check-in online, imprimir el billete y tarjeta de embarque y dirigirse directamente a la zona de embarque. Algunos aeropuertos poseen máquinas donde el propio viajero imprime su tarjeta de embarque (self service check-in).

Respecto a los artículos prohibidos en el equipaje de mano, por razones de seguridad existe una serie de objetos que están prohibidos llevar en la cabina del avión y deben ser facturados, siempre y cuando esté permitido su transporte. Algunos de ellos son las armas de todo tipo, objetos punzantes, objetos contundentes, elementos explosivos o inflamables, sustancias tóxicas o químicas. En caso de llevar elementos líquidos o cosméticos se deben almacenar en bolsas transparentes, en envases de capacidad no superior a 100 ml.

En las maletas de cabina y equipaje de mano se recomienda llevar todas las cosas de valor, tales como cámara de fotos, móvil, ordenador portátil, dinero o documentación, por si acaso se pierde la maleta que hayamos facturado. Por el mismo motivo, también se recomienda llevar en el equipaje de mano una muda de ropa.

A diferencia del equipaje facturado, cuya responsabilidad es del transportista puesto que se encuentra bajo la custodia de la compañía, el equipaje de mano es, salvo excepciones, responsabilidad del viajero.

Artículos en la categoría "Maletas de viaje"

  1. Equipaje
  2. Consejos para preparar la maleta
  3. Maletas
  4. Candados para maletas
  5. Sistema de cierre TSA
  6. Maletas con ruedas
  7. Maletas trolley
  8. Maletas de cabina
  9. Neceser
  10. Cómo preparar y qué incluir en el neceser
  11. Maleta-mochila

Los comentarios están cerrados