Maleta-mochila

Una maleta convertible en mochila es una bolsa de transporte muy adecuada para viajar, ya que se convierte en mochila bajando una cremallera para que aparezcan las correas de la mochila. Cuando no se utiliza como mochila es un trolley convencional, ya que cuenta con tirador telescópico y ruedas, por lo que ofrece una gran versatilidad, en los aeropuertos se lleva como un trolley sin cargar con el peso y en caso necesario pueden usarse como mochila gracias a los tirantes.

Maleta-mochila

Características de las maleta-mochila

Una maleta-mochila, también llamada mochila convertible, es una maleta que se transforma en mochila. Por lo general, las maletas-mochila pretenden combinar las ventajas de los trolleys y de las mochilas, ya que suelen incorporar la estructura, el tirador y las ruedas de los trolleys, pero también tienen unos tirantes desmontables o escamoteables para poder cargarla a la espalda como una mochila.

Las maletas-mochila son muy versátiles, ya que pueden usarse como mochila o como trolley. En los aeropuertos o sobre asfalto se llevan como un trolley sin cargar con el peso y en caso necesario pueden usarse como mochila gracias a los tirantes. Aunque en la práctica los casos en los que se cargar a la espalda son realmente muy pocos.

Las maletas convertibles en mochila son una buena opción cuando nuestro viaje incluye tanto zonas urbanas como actividades al aire libre ocasionales, tanto en países desarrollados como menos desarrollados.

Las maletas-mochila presentan el inconveniente de que suelen ser pesadas y bastante caras. Además, una vez cargadas a la espalda no son tan cómodas de llevar como las mochilas convencionales ya que no distribuyen demasiado bien el peso y no se adaptan bien a la zona lumbar. Son suficientemente cómodas para llevarlas unas horas a la espalda, pero no se recomienda usarla como mochila durante días.

El modelo básico de maleta-mochila cuenta con 2 configuraciones:

  1. Maleta trolley: con los tirantes recogidos.
  2. Mochila: con los tirantes desplegados.

Algunos modelos de maleta-mochila cuentan con una pequeña mochila de ciudad integrada que se puede separar de la maleta por lo general mediante cremalleras, ofreciendo así 3 posibles configuraciones:

  1. Maleta trolley: con los tirantes recogidos.
  2. Mochila completa: con los tirantes desplegados y la pequeña mochila integrada.
  3. Mochila de ciudad: la pequeña mochila por separado.

A la hora de adquirir una maleta convertible en mochila conviene tener en cuenta varios factores:

  • Es conveniente que la parte trasera, que va en contacto con la espalda, esté bien acolchada, ya que por lo general es plana y rígida. Debemos asegurarnos de que las varillas internas del tirador no molesten ni se claven en la espalda. Conviene probársela con peso antes de comprarla.
  • Los tirantes de la mochila deben ser acolchados, cómodos y ofrecer posibilidades de ajuste. Deben estar firmemente cosidos para que sean resistentes. Cuando estén recogidos deben quedar bien resguardados, para evitar que molesten, se enganchen o sean utilizados por el personal de los aeropuertos para tirar de ellos al manipular el equipaje.
  • Debemos elegir un modelo que sea lo menos pesado posible, ya que en muchas ocasiones la llevaremos a la espalda.
  • Además, hay que tener en cuenta los mismos factores que para elegir un trolley, como por ejemplo que tenga unas ruedas sólidas y recubiertas de goma para hacer menos ruido, comprobar en la página web del fabricante si hay repuestos para las ruedas, que el tirador sea sólido y se guarde y se despliege con facilidad, y que además del tirador extraíble tenga alguna otra asa en el cuerpo.

Artículos en la categoría "Maletas de viaje"

  1. Equipaje
  2. Consejos para preparar la maleta
  3. Maletas
  4. Candados para maletas
  5. Sistema de cierre TSA
  6. Maletas con ruedas
  7. Maletas trolley
  8. Maletas de cabina
  9. Neceser
  10. Cómo preparar y qué incluir en el neceser
  11. Maleta-mochila

Los comentarios están cerrados