Avalar una hipoteca

Ante la falta de liquidez y el aumento del endeudamiento de muchas familias, muchas entidades financieras exigen avalar una hipoteca con garantías adicionales para aprobar la operación. De esta manera, el avalista garantiza el cumplimiento de las obligaciones económicas del titular y asume la responsabilidad de pagar si el avalado no hace frente a su deuda.

Avalar una hipoteca

Qué es avalar una hipoteca

La falta de liquidez de muchas familias y el aumento del endeudamiento, ha repercutido con múltiples dificultades a la hora de cancelar deudas o pagos por parte de estas familias.

Los bancos y entidades financieras han sentido de manera especial dicho impacto, marcado por la imposibilidad de miles de familias para poder cumplir con sus deudas hipotecarias.

Ante esta situación, las entidades bancarias comenzaron a endurecer sus condiciones para conceder una hipoteca, y entre éstas estuvo justamente la petición de avales confiables. Es así que aquellos beneficiarios que están en condiciones de avalar una hipoteca, son los que realmente podrán acceder a una vivienda en propiedad, por lo menos en una buena cantidad de casos.

Conceptualmente y también en la práctica, un aval es una garantía adicional que solicita la entidad bancaria cuando considera, después del correspondiente estudio económico y de riesgos, que el solicitante del crédito puede tener inconvenientes para hacer frente a las cuotas que implica el préstamo.

Los contratos temporales, la falta de nómina o la no acreditación de determinados niveles de ingresos, serán suficientes para que el banco pida al solicitante avalar la hipoteca.

Asimismo, cuando se solicita un crédito que excede el 80% de la tasación de la vivienda, se figura en alguna lista de morosos o la persona que lo pide supera determinado límite de edad, se solicita una garantía adicional para avalar una hipoteca.

En este sentido, la función y responsabilidad del avalista es tan importante como delicada, ya que se trata de la persona que garantizará el pago de las cuotas y de la deuda total por parte del beneficiario, y en caso de que éste no cumpla sus obligaciones, será el que responda por la deuda adquirida.

Prestar un aval es una decisión voluntaria del garante, y por regla general se le exigirá una nómina fija, una cuenta corriente saneada y ser el titular de un bien inmueble.

Por todo ello, el avalista deberá evaluar y sopesar detenidamente todo lo que implica dicha responsabilidad antes de tomar una decisión. El avalista tendrá que tener claro que será el único garante del presunto deudor, por lo que deberá responder con su capital o bienes ante la entidad bancaria.

El futuro avalista debería plantearse si es preciso su respaldo o si hay otras alternativas para los compradores, como esperar un tiempo para conseguir una nómina más estable, unos ahorros más sólidos o una bajada en los precios de la vivienda, así como la posibilidad de que adquieran un piso más barato o alquilen una vivienda con opción a compra.

Además y muy fundamentalmente, el avalista ha de tener en cuenta su situación económica actual y sus expectativas de futuro, sopesando las necesidades propias y las de sus allegados en el futuro.

Así mismo, el avalista deberá valorar la solidez económica del avalado, ya que en el momento de avalar a un hijo, pariente o amigo, no siempre se tiene en cuenta que la situación y las prioridades pueden cambiar.

Artículos en la categoría "Hipotecas"

  1. Préstamo hipotecario
  2. Simuladores de hipotecas
  3. Diferencia entre crédito y préstamo
  4. Guía práctica para contratar una hipoteca
  5. Pasos a seguir para conseguir un préstamo para comprar una vivienda
  6. Seguros obligatorios ligados a la hipoteca
  7. Cómo comprar un piso al banco
  8. Motivos por los que un banco puede denegar una hipoteca
  9. Cómo ahorrar al firmar la hipoteca
  10. Qué tipo de hipoteca me conviene según mi perfil
  11. Factores a tener en cuenta antes de contratar un préstamo hipotecario
  12. Cómo ahorrar al comprar una casa
  13. Qué consultar en el Registro de la Propiedad antes de comprar una casa
  14. Qué hay que tener en cuenta al amortizar hipoteca
  15. Ampliación de la hipoteca
  16. Opciones para financiar la reforma de una casa
  17. Hipotecas puente
  18. Hipoteca inversa
  19. Tramitación de una hipoteca
  20. Subrogación de hipoteca
  21. Novación de hipoteca
  22. Periodo de carencia en hipotecas
  23. Alternativas a la hipoteca
  24. Avalar una hipoteca
  25. Bienes inmuebles
  26. Finca registral
  27. Registro de la propiedad
  28. Catastro
  29. Conceder o denegar una hipoteca
  30. Descubierto
  31. Tipo de interés
  32. Euribor
  33. Hipotecas subprime
  34. Activos tóxicos
  35. Qué hacer cuando no se puede pagar la hipoteca
  36. Qué ocurre si no se paga la hipoteca
  37. Ejecución de hipoteca
  38. Desahucio
  39. Dación en pago
  40. Declararse en quiebra
  41. Listados de morosos
  42. Cómo salir de un listado de morosos

Los comentarios están cerrados