Termómetros clínicos

Un termómetro clínico, también llamado termómetro médico, es un instrumento de medición cuya función principal es medir la temperatura corporal y averiguar si el paciente tiene fiebre. Por lo general, los termómetros clínicos miden un rango de temperaturas comprendido entre 35 y 40°C, ya que temperatura humana normal está en el rango de 35 a 37°C, existiendo fiebre a partir de 37,7°C en adultos o 38°C en lactantes.

Termometros clinicos

Características de los termómetros clínicos

El termómetro clínico es el instrumento más usado y más fiable para averiguar la temperatura corporal y determinar si el paciente tiene fiebre. Los termómetros clínicos generalmente miden un rango de 35 a 40 grados Celsius.

La temperatura humana normal se encuentran habitualmente en el rango de 35 a 37 grados Celsius, aunque puede haber variaciones significativas entre diferentes personas. Las temperaturas superiores a 37,7 grados Celsius en adultos o 38 grados Celsius en lactantes, indican la presencia de fiebre y pueden requerir atención médica inmediata para descartar la presencia de una infección grave.

Los termómetros clínicos se emplean en los distintos centros sanitarios para medir la temperatura corporal de los pacientes, por lo que son de gran importancia, ya que la temperatura del cuerpo humano es un reflejo relativo de la salud del paciente. Una temperatura demasiado elevada o demasiado baja, que no se encuentra dentro del rango normal, puede indicar la existencia de alguna enfermedad.

Los termómetros clínicos también se utilizan para la predicción de la fertilidad femenina, ya que las variaciones de la temperatura basal corporal (BBT, Basal Body Temperature) en la mujer puede ayudar a predecir sus períodos fértiles. Las mujeres que usan este método para predecir la ovulación deben hacer un cuadro con la temperatura basal durante varios ciclos para familiarizarse con su ciclo y prever cuándo es su fertilidad. Para esta finalidad se suelen utilizar termómetros específicos para la fertilidad, más precisos que los termómetros clínicos convencionales.

Los termómetros clínicos pueden ser de dos clases:

  • Termómetros clínicos de mercurio: consisten en un tubo de cristal que contiene un pequeño depósito de mercurio en su parte inferior que al contacto con el cuerpo se dilata por efecto del calor corporal, ocupando parte de dicho tubo de cristal en el que señala la temperatura del paciente, gracias a la graduación que tiene marcada. Actualmente están en desuso debido a que contaminan el medio ambiente cuando se desechan. Existen modelos similares que utilizan otros líquidos termométricos, como el alcohol.
  • Termómetros clínicos digitales: miden la temperatura a través de algún dispositivo transductor, convirtiendo las pequeñas variaciones de tensión obtenidas en números mediante circuitos electrónicos y mostrando finalmente la temperatura medida en una pantalla digital. Algunos modelos usan radiación infrarroja para medir la temperatura en puntos como la frente o a través del conducto auditivo.

Los termómetros de mercurio y los digitales estándar se usan para medir la temperatura en las cavidades corporales (oral, rectal y vaginal) o en otros puntos auxiliares, como la axila. Los termómetros digitales por infrarrojos, en cambio, por lo general miden la temperatura en puntos alternativos, como el tímpano o la frente.

Los termómetros clínicos digitales presentan diversas ventajas frente a los tradicionales termómetros de mercurio, como su fácil lectura, respuesta rápida, memoria y en algunos modelos alarma con vibración. Además, dado que no utilizan mercurio, no contaminan el medio ambiente cuando son desechados.

Los termómetros clínicos deben ser perfectamente desinfectados y esterilizados antes y después de cada uso. En caso de introducción anal o vaginal se recomienda lubricarlos previamente.

Artículos en la categoría "Equipamiento médico"

  1. Pulsómetros
  2. Tensiómetros
  3. Tensiómetros de brazo
  4. Tensiómetros de muñeca
  5. Tensiómetro de muñeca inalámbrico iHealth BP7
  6. Termómetros clínicos

Los comentarios están cerrados