Climatización y domótica

La climatización o acondicionamiento de aire, consiste en regular las condiciones del aire en el interior de un local, en lo que se refiere a la temperatura, humedad, limpieza y movimiento, a fin de alcanzar un grado de confort higrotérmico adecuado para la comodidad de las personas. Controlar la climatización mediante el sistema de domótica resulta muy conveniente, ya que aumenta el confort y ahorra mucha energía en la vivienda.

Climatizacion y domotica

Climatización y domótica

El proceso de tratamiento de aire que controla, en una vivienda o local, la temperatura, la humedad, el movimiento y la limpieza del aire, a fin de alcanzar el confort higrotérmico, se denomina climatización o acondicionamiento de aire.

Si se controla la temperatura máxima se habla de acondicionamiento de verano o refrigeración, mientras que cuando se controla la temperatura mínima se trata de acondicionamiento de invierno o calefacción. La climatización de una vivienda (calefacción y refrigeración) puede estar compuesta por diferentes sistemas:

  • Sistemas de calefacción: como caldera con radiadores, suelo radiante o estufas.
  • Sistemas de refrigeración: como aire acondicionado o ventiladores.
  • Sistemas combinados de calefacción y refrigeración: como bomba de calor o suelo radiante de calor y frío.

Básicamente, la domótica es el conjunto de sistemas capaces de automatizar los servicios de una vivienda, integrando la tecnología en el control de los sistemas del edificio. Controlar la climatización mediante el sistema de domótica resulta muy conveniente, ya que aumenta el confort y ahorra mucha energía en la vivienda.

Veamos algunas opciones para controlar la climatización mediante la domótica:

  • Conexión y desconexión del sistema de climatización: la forma más básica de controlar la climatización con el sistema de domótica es simplemente conectar y desconectar la climatización, lo que puede hacerse de diversas maneras, según una programación horaria, según la presencia de personas en el hogar o de forma manual, y tanto desde dentro como desde fuera del local, mediante telefonía móvil, telefonía fija, Wi-Fi o Ethernet.
  • Programación de niveles de temperatura: por lo general, en el control de la climatización de una vivienda con la domótica se establecen diferentes temperaturas de referencia, como la temperatura de confort (por ejemplo 21°C durante el día y 18°C por la noche en invierno, 25°C en verano), la temperatura en modo económico (por ejemplo cuando los usuarios están ausentes de la casa) o la temperatura anti-helada para evitar que el agua contenida en los aparatos y conducciones se hiele y produzca roturas (por ejemplo 4°C).
  • Zonificación del local: la zonificación de una vivienda para controlar la climatización con la domótica, consiste en dividirla en zonas según diversos parámetros, como tipo de uso, tipología, orientación, aislamiento constructivo, frecuencia de uso, sistema de climatización o quién la usa, para gestionar la climatización de forma independiente en cada zona. De esta manera se evita que algunas estancias de la casa se calienten en exceso o queden demasiado frías, disminuyendo el confort o generando un consumo energético innecesario. Se puede tratar cada habitación como una zona, se puede agrupar varias estancias en una zona o incluso se puede incluir toda la casa en una única zona, en el caso de apartamentos pequeños. Un tipo de zonificación común consiste en crear una zona de día, que engloba las estancias de uso habitual durante el día como el comedor o el salón, y una zona de noche, limitada a los dormitorios con sus baños correspondientes.
  • Modo manual: aunque el sistema de domótica gestiona la climatización siguiendo la programación establecida, el usuario siempre debe poder modificar en cualquier momento los parámetros de forma manual, sin que este cambio puntual afecte a la programación del sistema.

Todos los sistemas de climatización que disponen de un control eléctrico o electrónico, son susceptibles de ser integrados en el control del sistema de domótica. De esta manera, será el sistema domótico quien se encargue del control de la climatización, utilizando los programas, actuadores, sensores y soportes de comunicación propios del sistema de domótica.

A pesar de ello, en el caso de algunos sistemas que cuentan con un controlador propio muy avanzado, como los sistemas de suelo radiante o aire acondicionado, puede ser mejor limitar la integración de estos sistemas en el control domótico y actuar sobre dichos sistemas de climatización únicamente de una forma básica, por ejemplo para cambios de estado (conectado/desconectado) o cambios de modo de funcionamiento (modo verano/invierno, día/noche, temperatura de confort/temperatura de economía).

También debe tenerse en cuenta que el control domótico puede no ser posible sobre determinados aparatos que al conectarlos, en vez de ponerse en marcha directamente, se ponen en modo de stand-by, como ocurre con algunos equipos de aire acondicionado.

Artículos en la categoría "Climatización y aire acondicionado"

  1. Confort higrotérmico
  2. Sensación térmica
  3. Climatización y domótica
  4. Aislamiento térmico
  5. Climatización
  6. Aire acondicionado
  7. Guía de compra aire acondicionado
  8. Cómo ahorrar en el aire acondicionado
  9. Aire acondicionado monobloc
  10. Aire acondicionado split
  11. Aire acondicionado multifunción
  12. Aire acondicionado Wi-Fi
  13. Climatizador
  14. Climatizador evaporativo
  15. Bomba de calor
  16. Aire acondicionado portátil
  17. Tipos de aire acondicionado portátiles
  18. Deshumidificador
  19. Humidificador
  20. Purificador de aire
  21. Cómo mejorar la calidad del aire en casa
  22. Termostato
  23. Higrostato
  24. Ventilador
  25. Ventiladores sin aspas
  26. Ventilador sin aspas Dyson Air Multiplier
  27. Ventilador sin aspas Bionaire
  28. Ventilador nebulizador
  29. Climatizador de coche
  30. Consejos para conducir con calor
  31. Armarios climatizados para vino (vinotecas)
  32. Armarios humidificadores para puros

Los comentarios están cerrados