Brasero

Un brasero es un recipiente metálico que sirve como hogar o fogón portátil para calentarse, en el cual se pone a quemar un combustible muy lentamente, por ejemplo brasas. Hoy en día el tradicional brasero de combustión ha caído en desuso y ha sido reemplazado por los braseros eléctricos, que tienen una apariencia similar pero usan una resistencia eléctrica. También existen braseros a gas, similares a una pequeña estufa de butano.

Brasero

Características de los braseros

Los braseros son recipientes metálicos, por lo general hondos y circulares, en los que se echan brasas o se hace lumbre para calentarse. Actualmente el tradicional brasero de combustión ha sido sustituido casi por completo por otros tipos de braseros, que cumplen la misma función y tienen una apariencia similar pero funcionan a gas o con electricidad.

Según la fuente de energía utilizada, podemos clasificar los braseros de la siguiente manera:

  • Brasero de combustión: es un hogar o fogón portátil para calentarse, en el cual se pone a quemar un combustible muy lentamente, por ejemplo brasas de carbón vegetal. El más extendido fue el brasero metálico, pero existieron también diversos modelos de braseros cerámicos o de piedra. Por lo general disponía de una tapa para no quemarse, con hendiduras por las que salía el calor o bien de una alambrera metálica. Muchos modelos incluían un pie o soporte para evitar el contacto con el suelo.
  • Brasero eléctrico: tienen una apariencia similar al brasero de combustión pero usan una resistencia eléctrica.
  • Brasero a gas: son similares a una pequeña estufa de butano. Dado que son aparatos de calefacción de combustión no conectados a un conducto de evacuación, deben contar con un analizador de atmósfera de tal manera que si detecta falta de oxígeno, cierre automáticamente el gas.

Habitualmente el brasero se colocaba en el centro de la habitación o debajo de una mesa camilla, en el hueco redondo que tiene la tarima de madera para alojar el brasero. La mesa camilla se cubre con una cubierta de tela, que desciende hasta el suelo. La tarima también servía de reposapiés.

El tradicional brasero de combustión presentaba principalmente dos inconvenientes:

  • Peligro de envenenamiento en habitaciones poco ventiladas por monóxido de carbono, un gas tóxico que no se detecta por el olor y adormece a quien lo inhala.
  • Riesgo de incendio, por lo general al entrar en contacto con las faldas de la mesa camilla.

Con la llegada a los hogares en la segunda mitad del siglo XX de la electricidad, la calefacción centralizada y la estufa de butano, el brasero de combustión cayó en desuso y actualmente está prácticamente extinto, sólo es usado todavía en entornos rurales y por personas mayores. Los braseros modernos conservan una estructura similar a los tradicionales, pero son de funcionamiento eléctrico o a gas, por lo que son más limpios y seguros.

Artículos en la categoría "Calefacción"

  1. Calefacción centralizada
  2. Calefacción por agua caliente
  3. Caldera
  4. Calentador de agua
  5. Radiador
  6. Suelo radiante
  7. Estufa
  8. Calefactor
  9. Calefactor cerámico de infrarrojos
  10. Chimenea
  11. Brasero

Los comentarios están cerrados