Bancos de trabajo

Un banco de trabajo es una mesa sólida y resistente, diseñada para realizar en ella algún trabajo manual, por lo que son muy comunes tanto en el ámbito doméstico entre los aficionados al bricolaje, como en empresas y talleres profesionales. Existen muchos tipos de bancos de trabajo, de diversos estilos, tamaños y materiales, ya que su diseño, dimensiones y accesorios depende de las necesidades del tipo de trabajo en particular para el que esté destinado.

Bancos de trabajo

Características de los bancos de trabajo

Un banco de trabajo es una mesa sólida y robusta en la que se realiza algún trabajo manual. Existen muchos tipos y tamaños de bancos de trabajo, desde los diseños más simples que únicamente consisten en una superficie plana hasta diseños muy complejos que pueden considerarse herramientas en sí mismos.

Se fabrican en diferentes materiales, incluyendo metal, madera o materiales compuestos, en función de las necesidades del trabajo. Tanto los diseños como los materiales de los bancos de trabajo son muy variados, ya que depende del tipo de trabajo para el que se utilice. La mayoría son modelos fijos y pesados, pero también existen modelos ligeros portátiles, así como modelos con ruedas, similares a los carros de taller.

Veamos algunas característas que suelen incorporar los bancos de trabajo:

  • Encimera: casi todos los bancos de trabajo son de forma rectangular. La superficie plana superior o encimera puede ser metálica, de piedra o de madera. En ocasiones las encimeras de madera llevan algún tipo de recubrimiento para mayor protección frente a golpes o productos químicos.
  • Altura: disponen de una altura que permita trabajar cómodamente, ya sea en posición sentado o de pie.
  • Tornillo de banco: suelen contar con algún sistema para fijar la pieza de trabajo a la superficie, de modo que se pueda trabajar con las dos manos.
  • Montaje de herramientas: muchos modelos disponen de sistemas para el montaje de herramientas, como por ejemplo un taladro de columna o una sierra eléctrica.
  • Almacenamiento de herramientas: algunos modelos disponen sistemas para guardar herramientas y otros utensilios, como cajoneras bajo la encimera o paneles organizadores perforados, para que el operario tenga siempre a mano las herramientas necesarias sin entorpecer su trabajo.
  • Estructura: la estructura debe ser lo suficientemente resistente para soportar el peso de todos los elementos que componen el banco, así como las fuerzas aplicadas al trabajar y el peso adicional de los objetos que se colocan sobre el banco. En el caso de los bancos de trabajo móviles las patas disponen de ruedas.
  • Accesorios: algunos bancos de trabajo disponen de accesorios adicionales para facilitar el trabajo, como tomas eléctricas y neumáticas, estantes o iluminación.

Existen diversos tipos de bancos de trabajo en función de la tarea particular para la que están diseñados, como por ejemplo:

  • Fijos: sólidos, grandes y pesados, pensados para uso profesional.
  • Portátiles: son bancos pequeños, ligeros y plegables, orientados a uso doméstico o para profesionales que deben desplazarse para realizar su trabajo. Suelen ser polivalentes y se pueden utilizar para una amplia gama de trabajos manuales.
  • Genérico: son bancos de trabajo polivalentes que se usan para trabajos ligeros y reparaciones generales. Son comunes en el ámbito doméstico, granjas familiares y pequeños talleres.
  • De carpintero: suelen estar fabricados de madera sólida y cuentan con mecanismos de sujeción. Se utilizan para carpintería, talla, ebanistería y otros trabajos relacionados con la madera.
  • De mecánico: son bancos metálicos para trabajos del metal, como soldadura, fundición o forja. Suelen incluir un tornillo de banco montado en la parte superior.
  • De jardinero: los bancos para jardinería deben ser resistentes a la humedad y la suciedad, ya que se utilizan con materiales como macetas, agua o tierra. Suelen disponer de estantería y opciones de almacenamiento.
  • De electrónica: los bancos de trabajo diseñados para realizar trabajos de electrónica suelen disponer de tomas de corriente integradas, estantes, iluminación y encimera con recubrimiento para proteger el material eléctrico de las cargas electrostáticas. Se utilizan para el montaje y reparación de todo tipo de equipos electrónicos e informáticos. La altura de la mayoría de los bancos de electrónica se determina para un trabajador sentado.
  • De laboratorio: llevan una encimera de un material inerte como la pizarra y suelen incorporar toma de agua y de combustible. Se utilizan para trabajos de laboratorio sobre todo en las ciencias químicas y biológicas.
  • Para arte y escultura: permiten montar firmemente la pieza de trabajo y acceder a ella desde todos los lados. Son utilizados por artistas, talladores de madera y escultores en piedra.
  • De joyero y relojeros: están diseñados para trabajar con piezas pequeñas, de tal manera que cuando el trabajador se sienta, la pieza se encuentra cerca del nivel de la vista.
  • De montaje: disponen de un espacio amplio para poder realizar montajes, por lo que son utilizados por metalistas, fontaneros, electricistas o trabajadores textiles. Algunos modelos permiten colocar plantillas y dispositivos de medición para facilitar el trabajo.

Artículos en la categoría "Cajas de herramientas"

  1. Tipos de cajas de herramientas
  2. Alternativas a las cajas de herramientas
  3. Bancos de trabajo

Los comentarios están cerrados